Cómo cuidar tus rodillas y por qué debes hacerlo

By El regalo de la semana

Como cuidar tus rodillas

Las rodillas son una de esas partes del cuerpo en la que no pensamos con mucha frecuencia y solo caemos en que están ahí cuando se sufre dolor, inflamación o algún problema que impide caminar con fluidez. Te mostramos por qué son una estructura orgánica tan importante y cómo cuidar tus rodillas para que puedas seguir manteniendo un estilo de vida activo.

Por qué debes cuidar tus rodillas

Las rodillas absorben una presión equivalente a más de una vez el peso corporal cada vez que se da un paso. Si ese peso corporal es muy elevado, o si se practica algún tipo de modalidad deportiva y no se desarrolla una buena técnica, el resultado puede ser un mayor desgaste y debilitamiento.

Los problemas en esta articulación están también relacionados con la desaparición del cartílago, lo que provoca que los huesos se rocen y se sufra mucho dolor. Cuida tus rodillas, porque de su salud también dependen otras partes del cuerpo como los pies, los tobillos o las piernas.

Cómo cuidar tus rodillas: los mejores consejos

La mejor forma de evitar problemas en las rodillas que se pueden agravar con el tiempo pasa por llevar una dieta saludable y equilibrada que permita mantener un peso adecuado, adquirir buenas técnicas de carrera en caso de practicar running o cualquier otro deporte con mucho impacto en esta articulación y fortalecer los músculos, pues aumentar la fuerza muscular de la rodilla ayuda a estabilizar toda esa área.

En cualquier caso, te proponemos varias vías que responden a la pregunta de cómo prevenir el desgaste de tu rodilla.

Qué hacer para evitar el desgaste de rodillas, hábitos y posturas correctas

Una solución para evitar problemas de rodilla es cuidar las posturas corporales. Estar en cuclillas durante mucho tiempo, algo que tienen que hacer por ejemplo quienes trabajan en labores de jardinería, puede producir daños en los cartílagos.

Las actividades de alto impacto en esta articulación, como correr a gran velocidad en terrenos muy duros, que no amortiguan, también es peligroso, por lo que se recomiendan otras actividades más suaves como el ciclismo o la natación.

Por otro lado, un estilo de vida activo es igualmente positivo, caminar es beneficioso para las rodillas, como subir escaleras, siempre que se haga de manera pausada y vigilando el estado de salud de estas. Y cuando toque agacharse para coger algo del suelo, flexionar las rodillas, no doblar la cintura.

Utilizar el equipamiento correcto cuando se practica deporte

Ya hemos hablado de que la actividad física es positiva para todo el organismo, también para las articulaciones, de modo que el deporte es una de esas acciones que debes hacer para evitar el desgaste de las rodillas. Sin embargo, si la intensidad es demasiado elevada, esto puede tornarse en lesiones o sensación de dolor.

De este modo, elige bien el calzado que vas a usar y, si es necesario, utiliza rodilleras como las de la marca Softee o Starter. Muchos deportistas, como los jugadores de balonmano o los de voleibol, e incluso los tenistas, que están continuamente sufriendo impactos en esta articulación, incluyen las rodilleras como elemento básico de su equipamiento.

 

Las nociones sobre cómo cuidar tus rodillas pasan por mantener un estilo de vida sano, vigilar el peso, realizar deporte y adaptar la intensidad del ejercicio a la condición física.