Masajea a tu pareja

By Eneko Huarte-Mendicoa

Masaje a tu pareja

El masaje es una excelente manera de aumentar el contacto corporal. Es una actividad que permite que las personas tengan un ritual de reconocimiento físico. Tocar a tu pareja es incrementar la unión entre ambos. Además, el masaje implica relajación y estimulación a la vez.

Durante mucho tiempo, los masajes han sido una excelente manera de iniciar la intimidad. El contacto sexual implicó un ritual previo, una aproximación paulatina. Esta aproximación suele implicar una suerte de reconocimiento mutuo, que siempre es de tipo corporal.

Con ayuda de un masaje, este reconocimiento mutuo se lleva a cabo de la mejor manera. Además, las personas se relajan antes de entrar al contacto sexual definitivo. Precisamente, uno de los objetivos es que la intimidad no sea un protocolo directo al sexo, sino una acción atrevida y divertida.

Las características de los masajes

Los masajes se suelen hacer con las manos, aunque también es posible hacerlo con los pies o la fricción entre los cuerpos. En el caso de los masajes eróticos, hay mucha creatividad. Existe gran variedad y maneras de llevarlos a cabo. Se trata de una manera diversa de divertirse en pareja.

La técnica de los masajes es muy antigua. Desde tiempos inmemoriales, se sabe que han existido diversas técnicas de relajación mediante el masaje.

Por otra parte, el masaje es una estratagema por excelencia para despertar el erotismo. Primero que nada, conlleva a una sensación de relajación absoluta. Además, el contacto corporal y la desnudez de la piel activan el deseo, el erotismo, la sensación de estar en contacto con el otro.

La misión del masaje es distender el cuerpo, dar la sensación de que la energía deja de acumularse en ciertos puntos. Es algo perfecto para eliminar el estrés y la ansiedad. Quienes reciben un masaje, sienten que el cuerpo cambia su sintonía. Quienes lo realizan, pasan un rato divertido también.

¿Qué es mejor: hacer el masaje o recibirlo?

Muchos consideran que lo ideal es solo recibir el masaje. ¡Pero esto no es cierto! Cada rol tiene sus ventajas, sus perspectivas, sus maneras de disfrutar el momento. Por eso, es necesario que las parejas alternen el papel de masajista y masajeado en diversos momentos.

De hecho, estos roles pueden combinarse en una misma sesión. Por ejemplo, hay masajes eróticos que se realizan frotando mutuamente sus cuerpos: sucede al mismo tiempo el papel de masajista y masajeado, mientras la pareja goza del placer de tocarse no solo con las manos.

●La persona que recibe el masaje

Suele tener un rol más pasivo. La visión tradicional del masaje es el de una persona tumbada, en posición horizontal, mientras recibe la fricción de las manos del masajista. Su única misión es disfrutar el momento, sin hacer otra cosa que recibir la terapia del masaje sobre el cuerpo.

Esta persona disfruta, pero hay un detalle: en una relación de pareja en plena intimidad; lo lógico es que ambos experimenten un gran momento. Por lo tanto, quien recibe el masaje también debe esmerarse para que su pareja pase un instante de mucha felicidad y erotismo compartido.

●La persona que realiza el masaje

Es quien tiene un rol activo. Su misión es pasar las manos por el cuerpo de quien le acompaña durante el contacto íntimo. Curiosamente, este papel es más interesante de lo que muchos imaginan. Por ejemplo, se tiene la maravillosa oportunidad de explorar el cuerpo de la pareja.

La persona que realice el masaje, puede recorrer toda la anatomía de la persona amada. Conocer sus detalles: lunares, rincones eróticos, sitios más desconocidos… a fin de cuentas, el erotismo es una suerte de mutua exploración: el placer se combina con la experiencia de conocer al otro.

Como vemos, masajista y masajeado tienen misiones diferentes, pero ambas con un mismo fin: dar placer y recibir placer. El asunto del erotismo no es unilateral. Se trata de un intercambio, una combinación de dar y recibir que termina siendo al final una misma cosa: el acto del placer.

Aceites, bálsamos y lubricantes: detalles que mejoran la experiencia del masaje

Los masajes implican el contacto. Para mejorar esa sensación de contacto, lo ideal es valerse de algunas sustancias externas. Al respecto, se suelen usar tres cosas: aceites, bálsamos y lubricantes. Se tratan de unciones que hacen que la piel tenga mejores cualidades al friccionarse y untarse.

Desde hace mucho tiempo, se han empleado aceites. También, sustancias que aumentan la sensación térmica. Un masaje con un toque de calor es excelente. No obstante, en un clima frío se suelen usar aceites que tienen baja temperatura en contacto con la piel.

Por otra parte, el masaje es una sensación integral. Otro sentido que juega un papel importante es el del olfato. Por eso, hay bálsamos que aportan un aroma. Todo esto se logra complementar con cremas y otros artilugios que multiplican la sensación de placer sobre la epidermis.

¿Qué diferencia hay entre aceites, bálsamos y lubricantes? Pues, son tres conceptos diferentes que deben dilucidarse si se desea dominar la técnica del masaje. Al respecto, se indican las diferencias entre estas tres sustancias a continuación:

●Aceites

Los aceites son sustancias oleaginosas; que, en el caso de los masajes, se prefiere que sean de origen vegetal. Por sus características, minimizan el roce y hacen que el tacto sea mucho más suave. Además, gran cantidad de aceites para masajes penetran en la piel y la hacen más manejable.

Hay muchos aceites recomendados para los masajes: los aceites de almendra, de coco o de rosas son perfectos en estos casos. También, es común toparse con combinaciones diferentes de aceites; logrando así amalgamar las mejores cualidades de estas diversas sustancias en una sola unción.

●Bálsamos

Un bálsamo es una crema líquida, la cual se integra de sustancias aromáticas y resinosas. También, se conoce como bálsamo una sustancia emanada de las plantas, la cual tiene un aroma agradable y se espesa al contacto con el aire. En general, los bálsamos de masajes son tipo cremas.

La ventaja del bálsamo es que aporta muchas propiedades a la piel. También, los bálsamos suelen ser fríos al tacto inicial, para luego irse calentando mediante la fricción.  Por lo tanto, son ideales para una sensación progresiva, cambiante, al irse realizando el masaje.

●Lubricantes

Los lubricantes, también conocidos como geles, permiten un contacto íntimo suave. Se considera que se aplican en la fase final del masaje, cuando ya la pareja ha deseado entrar en contacto sexual. Permiten que este acto se haga con suavidad y estimulando las sensaciones.

Hay muchas variedades de lubricantes. Algunos, se usan sobre ciertas zonas del cuerpo de manera estratégica. También, se recomiendan cuando hay mutua fricción de los cuerpos.

El paquete de aceites de masajes aromáticos de Exsens

Ya hemos mencionado que el aroma forma parte importante de los masajes. En este caso, se ofrece un excelente kit a las parejas que desean innovar en el masaje como medio de erotismo. Para ello, se entrega un paquete con aceites aromáticos de gran calidad:

  • Incluye: aceites de coco, vainilla y fresa. También, un aceite de calentamiento.
  • El aceite de coco es natural, con un aroma suave e incrementa el tacto.
  • Todos son aceites de calentamiento, incrementan la temperatura de la epidermis.
  • Los aceites de fresa y vainilla son perfectos para dar un aroma lúdico.

Es un excelente paquete, que además incluye dosificador para los aceites. Como resultado, las parejas pueden disfrutar de un momento de intimidad muy especial. Sin duda, valerse de este set de aceites permite explorar todas las posibilidades de un masaje en pareja.

No hay que olvidar que la combinación de aroma y tacto son fundamentales en el masaje. Incluso, hay técnicas de masajes en las cuales los ojos de la persona masajeada son vendados, para que no pueda ver. De esa manera, toda su energía se concentran los sentidos del tacto y el aroma.

El masaje es también un juego divertido

Las parejas juegan a descubrirse mutuamente. También, los masajes implican explorar posturas y formas de aproximación a la pareja. Además, también pueden implicar un arsenal de juguetes eróticos y de herramientas para llevar a cabo esta actividad.

Contar con un kit de aceite, permite crear algo importante: un ritual erótico, una manera especial en que la pareja se comunica durante la intimidad.

Las parejas deben ser celosas y vigilantes de su actividad erótica. Es algo que comparten, pero que al mismo tiempo el secreto. Son esos pequeños rituales que refuerzan la unión, al mismo tiempo que permiten que el disfrute sexual sea mucho más entretenido.

En este sentido, la técnica los masajes implica varias cosas: conocer maneras de hacer los masajes, posturas, aceites y sustancias para llevarlos a cabo, la manera como se intercambian los roles al momento de masajear, así como muchos otros tips que refuerzan la unión de la pareja.

Resta decir que los masajes también implican inventivo y creatividad. Por eso, un primer paso es comprar kits y paquetes de aceites para masajes. De esa manera, se va despertando la curiosidad por esta maravillosa forma de exploración sexual.