Organiza una fiesta de Halloween para niños sin salir de casa

By El regalo de la semana

Disfraz de Halloween

El año pasado la fiesta de Halloween fue muy distinta debido a la COVID-19 y el que viene no lo sabemos. Pero esto no debe desanimarnos y menos si tenemos niños en casa. Con un poco de imaginación y ganas de divertirse, podemos organizar una fiesta de Halloween para niños que sea segura para todos.

Cómo decorar una fiesta de Halloween casera

Las fiestas de Halloween para niños deben adaptarse a su edad. Para los más pequeños, elegiremos una decoración de miedo con criaturas simpáticas como murciélagos, calabazas, brujitas o arañas. Los más mayores pueden atreverse con una decoración más terrorífica con zombis, tumbas, telas de araña y efectos de sonido como risas fantasmales o aullidos.

Lo que siempre es buena idea es implicar a los niños en la preparación de la casa. Pueden ayudar a colgar adornos, poner la mesa con accesorios terroríficos o escoger la música de ambiente. Si os gustan las manualidades, gran parte de la decoración se puede hacer en familia.

Platos que no pueden faltar en tu fiesta infantil de Halloween

Una fiesta infantil de Halloween necesita dulces y comida. Si no tienes mucho tiempo, existen chuches que te facilitarán el trabajo. Puedes presentar arañas y gusanos de gominola en un plato con galletas tipo Oreo machacadas para simular la tierra y poner los insectos. Con nubes blancas puedes hacer brochetas fantasmales. Solo necesitas un poco de chocolate fundido para pintarles ojos y boca con un palillo.

Como platos salados te proponemos unos espaguetis con tomate estratégicamente colocados en el plato simulan cerebros. Si enrollas trozos de hojaldre en unas salchichas y las horneas, tendrás unas divertidas momias que puedes acompañar con kétchup sangriento.

Si quieres que coman algo de fruta, prueba a hacer unas cabezas de Frankenstein o marcianos con kiwis.

Cómo disfrazar a tu hijo en Halloween

La fiesta de Halloween no está completa sin un buen disfraz. Además, a los niños les encanta. Si no tienes tiempo para hacer un disfraz a mano, hay modelos muy conseguidos y cómodos en el mercado.

El rey de la selva

A los niños les encanta disfrazarse de animales. Uno de los más populares es el disfraz de león. Elige uno con capucha incorporada a modo de melena. Así, si el niño tiene calor o se harta de la melena, se la puede quitar con más facilidad que una peluca.

Revival ochentero

Los niños más rockeros disfrutarán con los estilismos extremos del punk. Crestas de colores, medias rotas, colores fuertes como el fucsia y el morado, tachuelas… El disfraz punk es creativo, cómodo y llamativo. Si quieres darle un toque extra, añade algún accesorio de steampunk como relojes de bolsillo, engranajes, o alguna prenda de tipo victoriano.

Abracadabra

Los disfraces de mago siempre tienen éxito y más aún desde que Harry Potter triunfó entre los niños. Ya sea un mago con capa y chistera o un mago con túnica, lo que no puede faltar es una varita con la que conjurar hechizos.

Salido de una peli muda

Un traje de preso en blanco y negro es cómodo y evoca las comedias mudas del Hollywood clásico. Un disfraz genial en pareja es disfrazar a un niño de preso y otro de policía vintage o de sheriff.

Encuentros en la tercera fase

En una fiesta de Halloween no pueden faltar los disfraces terroríficos. Uno de los más originales es el disfraz de alienígena, preferiblemente de color verde marciano. Otros disfraces de miedo son el de vampiro, el de momia o el de zombi.

 

Estas son algunas de nuestras ideas para celebrar Halloween con niños dentro de casa. Con un poco de imaginación, la fiesta infantil será un éxito y un gran recuerdo para los más pequeños aunque este año no puedan salir a pedir “truco o trato”.