Propiedades del jazmín en la cosmética

By El regalo de la semana

Propiedades del jazmin en la cosmetica

Las propiedades del jazmín y, concretamente, de su aceite esencial, han sido aprovechadas desde tiempos inmemoriales para diferentes propósitos. Nadie a lo largo de la historia se ha podido resistir a las bondades de esta bonita flor.

El aceite de jazmín (Jasminium officinale oil) es originario de la zona euroasiática, donde la recogida de la flor se realiza manualmente a primera hora de la mañana para que se mantenga fresca.

La esencia de jazmín se utiliza en muchos países para dar sabor al té, aunque en occidente nos interesan más sus propiedades cosméticas e incluso afrodisíacas.

Pero ¿para qué sirve la esencia de jazmín?

Para qué sirve la esencia de jazmín y sus beneficios

En la actualidad, los beneficios del jazmín son cada vez mejor conocidos científicamente, tanto en lo que se refiere a sus efectos a nivel físico como emocional.

Su efecto más conocido y utilizado es el de favorecer un estado de relajación, ya que resulta de gran ayuda en los estados nerviosos y de ansiedad. 

La esencia de jazmín se utiliza con frecuencia porque aporta sensación de seguridad en uno mismo y mejora el optimismo. En este sentido resulta también interesante su uso en sesiones de meditación y visualización creativa, en encuentros sexuales y románticos o cuando nos vamos a dormir. 

El aceite de jazmín blanco o white jasmine es una de las mejores opciones para perfumar el ambiente del hogar con esta agradable esencia, que se asocia a una fantástica sensación de calidez, calma y armonía. Es como estar en una nube. Por eso, es considerado uno de los aceites de fragancia más potentes en aromaterapia.

Pero las bondades del jazmín no quedan ahí. No hace falta que te vayas a la selva para que te ataquen los insectos; en tu patio o en una terraza puedes convertirte en la cena de los mosquitos. Si no quieres acabar lleno de picaduras, debes saber que el aceite de jazmín también es un excelente repelente de mosquitos. Además, tiene efectos analgésicos antiinflamatorios, antisépticos y bactericidas.

Propiedades del jazmín en la cosmética

El aceite de jazmín para la piel favorece un efecto calmante, lo que hace posible su uso en todo tipo de pieles, incluso las más sensibles.

Su uso más tradicional es el de calmar la piel irritada, de manera que el aceite de jazmín para la cara suele encontrarse en preparados cosméticos como cremas, jabones o sérums. 

Se puede usar en todo tipo de pieles, incluso en las más delicadas, pues ayuda a prevenir y a calmar las irritaciones. Su efecto humectante proporciona una elasticidad muy natural a la piel, que a la larga se traduce en la mejora de su aspecto y de los problemas de textura como las estrías, las cicatrices o el acné.

Las pieles mixtas y grasas son muy agradecidas al uso de aceite de jazmín, los efectos de su uso se empiezan a notar a los pocos días.

Hay quien lo emplea como perfume diario para mejora el estado de ánimo, pero si eres de los que enseguida arrugan la nariz ante olores potentes puedes recurrir a mezclar unas gotas con tu crema hidratante tras la ducha, ¡notarás la diferencia!

 

En definitiva, el jazmín y, en concreto, su aceite esencial, tiene una gran cantidad de beneficios sobre la salud física y mental, por lo que su uso como ambientador es muy preciado. Además de ello, la utilización del jazmín en cosmética tiene innumerables aplicaciones, entre las que destacan sus usos como acondicionador del cabello, tratamiento astringente para la piel y calmante para pieles sensibles.