Receta de gofres: ¡fáciles y deliciosos!

By El regalo de la semana

Receta de gofres

Procedente de la tierra del Manneken Pis y de las patatas fritas, el gofre es uno de los dulces más populares que existen. Su particular forma de rejilla, su color dorado y su versatilidad para combinarlo con todo tipo de frutas, siropes y chocolates lo colocan como un producto muy consumido y deseado tanto por niños como por adultos. Y tú, además de consumirlos, ¿conoces la receta de gofres?

¿Qué son los gofres?

El gofre (del francés gaufre) es un dulce típico de Bélgica hecho con harina, levadura, mantequilla y otros ingredientes. Llama la atención su apariencia de rejilla, fruto del molde de la gofrera en el que se elabora esta deliciosa masa. En la actualidad encontramos muchas variantes del clásico gofre, todas ellas exquisitas y listas para agarrarse a lo más profundo de nuestras cartucheras. 

Ingredientes para hacer gofres

Los ingredientes para hacer gofres que componen la receta de gofres belgas son muy comunes y fáciles de encontrar en cualquier despensa de casa: 

- 250 gr de harina de trigo

- 100 ml de leche

- 12 gr de levadura fresca o en polvo

- 1 huevo tamaño L

- 150 gr de mantequilla 

- 100 gr de azúcar 

- Una pizca de sal

No te olvides de contar con una gofrera, esa herramienta indispensable para elaborar gofres que le dará su característica forma y su color doradito y tostadito.

La receta paso a paso

  1. Atempera la mantequilla. Como sabemos que el primer paso de una receta no puede ser el más difícil, te encomendamos la tarea de sacar de tu nevera la mantequilla para que se atempere y sea más sencillo trabajar con ella.
  2. Calienta la leche en un cazo hasta que alcance unos 25-30 °C.
  3. Incorpora la levadura a la leche. Disuelve la levadura en la leche que acabas de calentar y remueve con una cuchara de madera hasta su completa disolución. ¡Habrá desaparecido por arte de magia!
  4. Haz un pequeño volcán con la harina. En un recipiente incorpora los 250 gr de harina de trigo, la leche con la levadura disuelta y un huevo. Mezcla poco a poco todos los ingredientes con una cuchara y después continúa amasando con las manos. Será mucho más divertido que hacerlo con una amasadora profesional (aunque no prometemos que el resultado sea el mismo).
  5. Continúa amasando. Después de que todos los ingredientes se hayan mezclado, continúa amasando desde fuera hacia dentro al menos unos 5 minutos aproximadamente hasta que la masa de gofre adquiera una textura homogénea y suave.  
  6. Añade la mantequilla. Ve añadiendo poco a poco la mantequilla desmenuzada y sigue amasando hasta que la masa la vaya absorbiendo.
  7. Deja reposar la masa. La masa deberá fermentar entre 90-120 minutos. Tapa el bol con un trapo o con un gorrito de ducha.
  8. Añade el azúcar. Sí, has leído bien, el azúcar casi al final. Un truco para dejar a tus gofres perfectos, como si los hubiese preparado el mismísimo Manneken.
  9. Divide la masa. Divide la masa de gofre en varias bolitas de unos 80 gr, ponlas sobre papel de horno y déjalas que reposen 30 minutos. Mientras calienta la gofrera.
  10. Momento gofrera. Introduce en la gofrera 2 bolitas de masa de gofre y déjalas cocinar hasta que la masa se cueza y su exterior quede dorado. Unos 3 minutos deberían de ser suficientes. Por último, y ya recién salidos, déjalos reposar un par de minutos antes de comerlos.

Después de preparar tu receta de gofres caseros te recomendamos que los acompañes de tus siropes y toppings favoritos. La combinación de chocolate, nata y almendra picada nunca falla.