Blog: sorpresa

Cómo conservar el vino en casa correctamente

By El regalo de la semana

conservar vino correctamente

El vino es una materia viva en la que influyen poderosamente las condiciones de conservación en las que se encuentre. Saber cómo conservar el vino requiere del conocimiento de unos criterios técnicos muy sencillos pero de indispensable aplicación. Te da lo mismo tener una botella del mejor vino en caja de madera de cedro del Líbano si a la hora de servirlo se te ha picado y tiene un sabor a vinagre de cartón.

Para evitar cometer semejante sacrilegio es necesario conocer cuáles son las condiciones ideales para conservar todas las esencias de tus preciados vinos y saber cómo puedes almacenar botellas en tu casa de la mejor manera.

Cuáles son las condiciones óptimas de conservación del vino

La temperatura de conservación del vino es uno de los aspectos más importantes a la hora de mantener intactas sus mejores propiedades organolépticas.

Es evidente que no puedes servirlo caliente como un caldo de pollo ni frío como un sorbete, pero aparte de estas obviedades, es necesario saber cuáles son los grados más adecuados para poder saborear el vino en todo su esplendor.

Otro de los factores fundamentales que debes conocer es dónde se guarda el vino, es decir, el habitáculo más conveniente, la humedad relativa que necesita y la posición en la que debes colocar las botellas. Toma nota:

  • Temperatura para conservar el vino: en el mundo vinícola el frío es muy malo, pero el calor es aún peor. Mientras que un vino frío perderá gran parte de su sabor, uno caliente sencillamente será un paseo por el infierno del gusto. Cada tipo de vino (tintos, blancos, espumosos...), requiere de una temperatura concreta, pero haciendo tabla rasa podemos decir que ninguno debe estar a más de 18 °C.
  • Humedad relativa: debe rondar el 70 %. Un nivel inferior puede desecar el corcho y uno superior podría crear hongos.
  • Ruidos: el ruido provoca vibraciones que alteran el proceso de fermentación de los vinos. Aunque parezca una tontería, es mejor que guardes las botellas en un lugar silencioso y aislado.
  • Luz: el vino debe mantenerse lejos de la luz directa solar. Incluso la luz artificial que utilices debe ser tenue, y tendrás que encenderla únicamente cuando vayas a buscar o a depositar una botella.
  • Posición de las botellas: siempre deben estar acostadas, en posición horizontal.

Consejos para conservar el vino en buen estado

Una vez que hemos visto las directrices para saber cómo conservar el vino, llega el momento de averiguar la mejor forma de almacenarlo en nuestros hogares.

No todo el mundo tiene la suerte de contar con una bodega en los sótanos de su mansión, así que tenemos que jugar con los elementos con los que contemos en nuestras humildes, pero honradas, viviendas.

En lo relativo a la temperatura, una buena opción es adquirir una vinoteca. Cuanto mejor sea el modelo, más ajustadas serán las temperaturas para las diferentes clases de vinos.

Si no tenemos espacio o ganas de adquirir uno de estos prácticos electrodomésticos, siempre podemos buscar lugares lo suficientemente frescos, húmedos, oscuros y tranquilos para guardar nuestras preciadas botellas: trasteros subterráneos, sótanos, huecos debajo de las escaleras, armarios recónditos de la casa, etc.

Alguna estancia de la casa no son, en principio, adecuadas para una conservación del vino: los baños porque no procede, las cocinas porque tienen fuentes de calor como hornos y fogones que pueden estropear el vino, y los dormitorios porque afortunadamente no tienen la suficiente humedad (si la tienen, lo mejor es que cojas tus vinos, tus maletas y busques una nueva vivienda).

Por supuesto, a la hora de servirlo debes contar con unos accesorios de vino que ayuden a sacarle todo el partido. Entre los indispensables están: decantadores, aireadores, tapones de vacío, sacacorchos y enfriadores, entre muchos otros. 

 

Saber cómo conservar el vino no es complicado, simplemente hay que conocer unos cuantos criterios técnicos y aplicarlos en tu propio hogar. La diferencia en el buqué y sabor de los mismos puede ser abismal, y parafraseando el refrán: “no se juega con las cosas de beber”.

Leer más


Cuáles son los beneficios de las bolas chinas para el suelo pélvico

By El regalo de la semana

Bolas chinas

El suelo pélvico agrupa todos los músculos y ligamentos que se ven involucrados en funciones tan esenciales como las de sostener los órganos, mejorar la incontinencia urinaria o las relaciones sexuales. Para conseguir un suelo pélvico mucho más fuerte y beneficiarte de todas las ventajas que te aporta su reforzamiento, es importante que conozcas los beneficios de las bolas chinas para el suelo pélvico, qué son y cuándo usarlas.

Qué son y para qué sirven las bolas chinas

Si alguna vez te has preguntado qué son las bolas chinas, o si su nombre lo relacionas tan solo con connotaciones sexuales, has de saber que, las bolas chinas, a diferencia de lo que la mayoría de los mortales piensan, no están pensadas para producir placer ni para un fin puramente sexual. 

Esta herramienta formada por una, dos o varias bolas unidas por un cordón, suelen estar fabricadas en cristal u otros materiales macizos y han sido creadas para que la mujer las introduzca en el interior de su vagina y reciba pequeñas contracciones casi imperceptibles. Las contracciones moderadas de las bolas chinas van a conseguir aumentar la musculatura del suelo pélvico de la mujer, y por ende beneficiarse de una mayor calidad de vida, sobre todo si se padece hipotonía pélvica (suelo pélvico debilitado después de un parto, por padecer obesidad o sufrir tos crónica), o por hipertonía pélvica (exceso de tensión muscular).

Ahora que sabes para qué sirven las bolas chinas y cuál es su función, por fin puedes dejar de contener esa risilla infantil que nace dentro de ti cada vez que escuchas su nombre.

Beneficios de las bolas chinas para el suelo pélvico

Recuperación postparto

Las bolas chinas están recomendadas para una recuperación post parto, momento en el que los músculos de la vagina y del suelo pélvico suelen presentar hipotonía (debilidad y falta de fuerza), produciendo pérdidas de orina, dificultad para llegar al orgasmo o la molesta sensación de tener que ir a visitar al baño continuamente.

Menopausia e incontinencia urinaria

Al llegar a una cierta edad, los músculos del suelo pélvico pierden fuerza y producen la tan odiada incontinencia urinaria. Para remediarlo y conseguir una musculatura mucho más fuerte, las bolas chinas y la realización de ejercicios con ellas van a favorecer que no tengas que estar preocupándote continuamente por visitar el baño. 

Prevención de lesiones, obesidad o estreñimiento

La práctica de deportes de impacto, padecer obesidad o estreñimiento, pueden provocar en tu suelo pélvico la aparición de lesiones. Estos factores de riesgo pueden prevenirse ejercitando el suelo pélvico con bolas chinas y disminuyendo el estrés de tu vida.

Hipotonía e hipertonía del suelo pélvico

Es muy común que alguna de estas dos funciones se den durante la vida de cualquier mujer, sobre todo si se ha sido madre. Los prolapsos (caída de los órganos intraabdominales) suelen estar fuera del alcance de las bolas chinas, aunque sus contraindicaciones dependen del grado de prolapso y de las indicaciones efectuadas por tu médico.

La función de las bolas chinas se aleja de cualquier acto sexual o relacionado con la masturbación, siendo únicamente una herramienta ideal para fortalecer la musculatura pélvica. Ahora que conoces qué es y para qué sirven las bolas chinas, te animamos a que experimentes con ellas y ejercites tu suelo pélvico. ¡Tu salud te lo agradecerá!

Leer más


Las mejores sorpresas para San Valentín: prepara una sorpresa con mucho amor

By El regalo de la semana

sorpresa San Valentí

Ya seas un romántico empedernido o un aburrido de los pies a la cabeza, el 14 de febrero en tu calendario debería de estar marcado en color fosforito como una de las fechas más destacadas del año, especialmente si quieres conservar el amor de tu pareja. 

Como sabemos que un beso y un “te quiero, cariño” no son razones de peso suficientes para que tu chico o chica no se enfade ese día, es importante que conozcas cuáles son las mejores sorpresas para San Valentín

Ideas diferentes para preparar una sorpresa por San Valentín

Desayuno en la cama

El desayuno en la cama es un regalo típico que nunca pasa de moda, pero que muy pocas personas practican a su pareja. Capaz de incluir desde un simple café con bollería hasta un trabajado desayuno de tostadas y bol con frutas, hará que tu pareja se despierte en un día tan especial como es San Valentín sin ese mal humor que tanto le caracteriza. 

Si quieres coronarte como el rey o reina de la casa, puedes elaborar unos huevos hechos en sartén de corazón Romantic Items para salir de la rutina y que no decaiga vuestro amor. Un lujo muy económico que te dará unos puntos extra.

Escapada romántica 

Al caer San Valentín en una época del año como es el invierno, una buena opción puede ser alquilar una casa rural con chimenea. Si tienes alergia a la vegetación y a las rutas de montaña también puedes regalar un vale para disfrutar en verano de un fin de semana en la playa. No te olvides tampoco de la posibilidad de pasar un fin de semana en un hotel romántico, con un baño de burbujas y con una cena romántica con champagne, música y velas. Tres ideas diferentes para San Valentín para desconectar de la rutina con tu chica o chico.

Curso de repostería o cocina online

Tanto para los amantes de la cocina como para los que huyen de los fogones por falta de experiencia, un curso de repostería o cocina no puede faltar en tu lista de cosas que puedes regalar en San Valentín, sobre todo si quieres divertirte y comer en buena compañía. Incluye en el regalo los utensilios que vais a necesitar y cocina como un auténtico chef junto a tu pareja mientras aprendes nuevas recetas y métodos de elaboración.

Conduce un coche de lujo

Si a tu pareja le enamoran los coches de lujo esta puede ser una de las mejores sorpresas para novio en San Valentín. Ferrari, Lamborghini, Porsche o cualquier otra marca que le ponga el corazón en la boca mientras pisa el acelerador en un circuito cerrado y controlado por especialistas. Una experiencia original e imposible de olvidar.

Masaje y tratamiento de belleza en casa

Un buen masaje y un tratamiento de belleza que desestrese los músculos y aligere las patas de gallo es un regalo perfecto de San Valentín tanto para él como para ella. Hazte con masajeadores, geles de masaje aromáticos y velas, y desconecta cuerpo y mente en un ambiente tranquilo junto a la persona que más quieres.

 

Prepara con ilusión y mucho amor cualquiera de estas cinco sorpresas para regalar a tu pareja en San Valentín. Seguro que le encantarán y que el resultado será todo un éxito en uno de los días más mágicos del año.

Leer más


A veces la vida te da un abrazo en forma de regalo

By El regalo de la semana

regalo

Hace un par de días una amiga nuestra (de mi pareja y mía) se puso muy insistente (que no pesada) en hacer una videoconferencia conjunta.

Tenía que ser una videoconferencia con mi pareja y conmigo.

- " oye, no sé porque está tan insistente"

- "no sé, querrá que hagamos un taller suyo de ioga porque nos ve estresados"

- "y eso que no sabe el chiste”

- “¿qué chiste?”

- “Pues es un señor que una noche se pona a soñar con 2+1”

- “¿2+1?”

- “si…. Todo el rato 2+1 , 2+1 , 2+1,…. Y así una noche tras otra hasta que se obsesiona tanto que lo piensa por el día también”

- “¿el 2+1?”

- “El 2+1… entonces va al doctor y le explica la historia… doctor que yo estoy obsesionado con el 2+1…. Todo el rato estoy pensando en 2+1… ¿Qué tengo?...”

- “¿y qué tenía?”

- “el doctor lo mira detenidamente y le dice; ya sé lo que tiene usted… usted tiene ¡estrés!”

- “¿Cómo?”

- “jjajaja…. Pues que tenía ¡2+1=estrés!.... jajajajajaja”

- “por Dios… hoy duermes en el sofá…”

¡Maldita sea!

 

En fín.

Volvamos a la historia.

Habíamos a las 18:00 y ya me veía haciendo saludos al sol el resto de la tarde.

A las 18:10 estaba llegando a casa y me han llamado al teléfono.

- "¿cuándo llegas?"

- "cinco minutos, ¿ya habéis empezado?"

- "venga, corre, que es importante"

- "voy, voy...." - acelero mientras pienso "que estrés con la clase de ioga"

Llego a casa y... ¡Sorpresa!... en la videoconferencia no solo esta nuestra "insistente" amiga sino que hay unas 5 personas más.

Estoy en medio shock.

¿y vamos a hacer una clase de ioga con todos ellos?

Qué vergüenza.

Y si tengo que hacer el pino-puente ese del ioga , no me sale, me pego un tortazo y todos se pondrán a reír.

Menuda tarde me espera.

¿no me puedo escapar?

¡Ya está!

Ideo un plan;

Plan Aà hablar hasta que se haga tarde y todos tengan que marcharse a hacer algo más.

Plan Bà caerme de la silla (así sin más) y torcerme el tobillo.

Si, ya sé que es complicado, pero estoy desesperado.

Plan Cà Escapar. Salir corriendo. Como Forrest Gump. Correr y no parar. Correr y no mirar atrás.

Pongo en marcha primero el Plan A.

Y me pongo a hablar.... y a hacer chistes... y mientras pienso que no entiendo nada... y mis neuronas empiezan a patinar....

"¿Que esta pasando aquí?" me pregunto.

Y seguimos hablando de cosas de la vida... "¿pero esta videoconferencia para que es? " - pienso

Pero todo el mundo sigue como si no pasara nada...

Por lo menos no estamos haciendo ioga grupal por videoconferencia.

¿estará saliendo bien el plan?

¿los estaré engañando?

 

Después de bastantes minutos de conversación amena, alguien dice "He enviado un link en el chat. ¿Porque no lo abrís?"

Pues lo abro. O lo intento. Porque tengo que pedir permiso. Que complicado es esto.

Parece un dibujo (me parece leer jpg) y pienso "esto será una foto de cuando íbamos a alguna excursión a la montaña o algún encuentro o... vete a saber... "

Me espero cualquier cosa divertida o entrañable para seguir hablando del pasado o el presente o yo que sé...

Pero no.

Es una tarjeta.

Y pone;

" Regalo de un fin de semana.

En un balneario.

Con cena incluida.

Con canguro incluido."

Firman unas 25 personas.

Pero...

Pero...

Pero...

¿Qué es esto?

Estoy en shock.

No sé qué decir.

Abrazo a mi hija que pasaba por ahí

- "¡papa! ¿qué haces?"

- "lo siento hija, necesito abrazar algo y no tenemos gato"

- "¡abraza a mama!"

- "mama está abrazando una almohada"

Pero...

Pero...

Pero...

No es el cumpleaños de mi pareja

No es mi cumpleaños.

No es nuestro cumpleaños.

No sé qué es.

Pero me ha llegado al alma.

Y sigo sin saber que decir.

Y a mi pareja le ha soltado la lengua.

Menos mal.

- "papa, ¿me puedes soltar"

- "no hija mía, no puedo"

- "¿por qué?"

- "porque no tenemos gato para abrazar"

 

Y no hay más que contar ni corolario para explicar ni chiste que hacer. A veces la vida te da un regalazo sin esperar y posiblemente sin merecerlo,

Pero...

Pero...

Pero....

Pero sigo sin saber mucho qué decir ni cómo hacerlo.

Eso sí, en un momento u otro.... ¡habrá que disfrutarlo! XD

 

 


Leer más


Fiesta sorpresa en tiempos de pandemia

By El regalo de la semana

Fiesta sorpresa en tiempos de pandemia

Hoy era el cumpleaños de una amiga

Llamaremos a esta amiga Margarita.

¿se llama así?

No.

La llamamos Margarita.

¿Porqué?

Porque cuando éramos jóvenes le hacíamos repetidamente la misma broma y ella caía.

¿Qué broma?

Le decíamos “¿Has visto alguna vez un elefante detrás de una margarita?”

Ella solía responder inocentemente “no”

Y, claro, le decíamos “¡¡Pués si que se esconde bien!!”

Y ya teníamos risas para todo el resto del día.

Esta broma ha ido evolucionando a medida que nos hemos hecho mayores.

Al principio recordábamos la anécdota con dibujos de elefantes con flores de Margarita.

Ahora ya no.

Ahora lo recordamos con dibujos de elefantes cogiendo una copa de coctel de margarita.

El tiempo pasa.

 

En fin.

Algunos amigos suyos decidimos hacerle una fiesta sorpresa.

Tal cómo están los tiempos decidimos;

  1. a) hacerlo en un parque
  2. b) máximo 10 personas contando con ella
  3. c) que cada uno se trajese lo que quisiera para picar y beber
  4. d) respetando las medidas de seguridad.

Todo esto lo hemos cumplido (con algún pequeño imprevisto)

 

Después venia la operación de la organización logística.

A esta operación la llamamos;

Operación MARGARITA

Que originales.

La operación tenía 5 fases;

1) quedar en un parque y quedar con ella

2) que baje a hablar a una terraza

3) Convencerla

4) Llevarla al parque

5) ¡Sorprenderla!

Bien.

 

Operación MARGARITA parte 1) Quedar en un parque y quedar con ella.

Por suerte éramos pocos adultos (unos ocho).

Hemos conseguido quedar en un parque.

Bien.

Solo nos ha costado una semana de discusión en un chat de Whatsapp.

En esta semana se ha discutido si el parque iba bien a todos, si las medidas se podían mantener, si se podía hacer bien la sorpresa…

Pero después de algunas discusiones que ni he podido seguir, se ha conseguido elegir un parque para todos.

Una semana hemos tardado.

Una semana.

Bravo.

Bueno, alguien el día anterior ha empezado a poner pegas.

Le hemos echado rápido del grupo.

Por agonías.

 

En esta primera parte de la operación MARGARITA también estaba quedar con ella.

Esta parte me tocaba a mí.

Con la excusa de que me tenía que pasar algo y estaba cerca de su casa, he quedado con ella.

Ha aceptado.

Bien.

Parte 1) de la operación MARGARITA finalizada.

 

Operación MARGARITA parte 2) Quedar con ella en una terraza.

Esta parte era fundamental.

Si no quedaba en una terraza con ella tranquilamente y hablábamos un rato calmadamente, no creo que pudiera convencerla.

Me he sentado en una terraza de una plaza cercana a su casa y la he llamado.

Ha bajado.

Bien. Bravo.

Parte 2) de la Operación MARGARITA finalizada.

 

Operación MARGARITA parte 3) Convencerla

Ahora tenía dos planes;

 

Plan A--> inventarme una historia y pedirle que me acompañara.

No las tenía todas conmigo porque , además, ella es cabezota y si dice que no pues ya podía insistir que era que no.

 

Así que tenía plan B--> cloroformo

A este plan le veía algún inconveniente;

1) ¿qué dirían sus vecinos al ver que arrastraba a una chica por la calle hasta el coche?

2) ¿qué diría la policía si me veía arrastrar a una chica inconsciente por la calle hacia el coche?

No creo que dijesen nada bueno ni bonito.

- "señor agente, a esta chica le vamos a hacer una fiesta sorpresa"

No es nada probable que esta frase reblandeciese el corazón de la policía ni del juez más adelante.

 

Así que he empezado a hablar, a hablar, a hablar y a hablar como si no pasara nada.

Al final le he dicho que mi hijo iba a hacer esta mañana un partido de frontón y que si ella y su compañero me querían acompañar a verlo.

Me ha mirado como pensativa

- "le haría mucha ilusión"- he insistido

Me seguía mirando más pensativa.

- "pero mucha ilusión" - repetía yo mientras cogía mi pañuelo de cloroformo.

Me seguía mirando como preparándose para decir algo.

Yo agarro con más fuerza el pañuelo con cloroformo.

- "vale" me dice.

- "¿vale?" respondo sorprendido.

- "vale"

Primera y gran sorpresa del día; ha dicho "vale"

¿Tan fácil?

¿Me estarán haciendo una broma a mi?

- "Bien. Pues vamos" - me levanto y tiro el pañuelo con cloroformo en el árbol cercano en un movimiento rápido.

Parte 3) de la Operación MARGARITA finalizada.

 

 

Operación MARGARITA parte 4) Llevarla

Antes de que se lo vuelva a pensar, pago el almuerzo y me dirijo al coche aparcado cerca.

Antes de llegar al coche se oye:"¿qué le pasa a mi perro? ¿se ha dormido?"

Me giro y veo un perro estirado al lado del árbol donde he tirado un pañuelo de cloroformo.

Al lado del perro había un par de personas que parecían rapados con estética militar.

Vamos, de los que no suelen tener muchas ganas de discutir con argumentos razonables.

Pues nada.

¡Rápido!

¡Hay que salir de aquí!

¡Socorro!

 

Cogemos el coche y salimos en dirección al parque.

- "oye, el frontón que me has dicho está para el otro lado"

Vaya.

Se ha dado cuenta.

Hay que inventar algo.

¡Rapido!

“eeeeeehhhh…. Ummmmmm”

¡Más rápido!

- "Si, pero es que voy a recoger a mi hija en casa de mi suegra porque también quiere ir" – consigo decir.

- "ah. Vale"

¿ah, vale?

¿Es una broma?

Pero esto es demasiado fácil.

¿Ah, vale?

¿Es una cámara oculta?

 

Llegamos al parque.

Parte 4) de la Operación MARGARITA finalizada.

 

Operación MARGARITA parte 5) ¡Sorprenderla!

Llamo a mi compañera "¿Dónde esta nuestra hija?"

Me dice que están en la otra punta del parque.

Cómo no.

La otra punta.

Menos mal que no hemos quedado en una montaña.

La otra punta.

Siempre es “la otra punta”

Voy para allá.

Mientras voy, empiezo a despotricar "es que llegaremos tarde" , "mira que estar en el parque y no en casa" "pero que liada"...

Mi amiga no solo no sospechaba nada sino que me iba diciendo "no pasa nada" , "llegaremos", "tranquilo"...

¿Seguro que no me están haciendo una broma a mí?

Llegamos al sitio indicado y, por supuesto, todos estaban escondidos.

No sé qué hacer.

Veo a dos medio escondidos.

Me señalan hacia el otro lado.

¿pero que quieren?

Doy vuelta y más vueltas como un tonto sin saber que hacer.

"¿Dónde está mi hija?" - digo despotricando mientras doy vueltas como un pollo sin cabeza.

Veo a otros dos escondidos.

Me señalan hacia otro lado.

¿pero qué les pasa?

¡Que salgan ya!

Mientras, Margarita me seguía sin ver a nadie.

Ni yo entiendo lo que pasa.

Margarita  se encuentra a una de las que están escondidas y le dice :"¡Ostras! ¡Qué casualidad! ¡Tú por aquí!"

¿Qué casualidad?

¿Tú por aquí?

¿¿¿¿¿¿Qué casualidad??????

Ahí ya no sé que hacer y yo creo que nadie sabe que hacer.

Así que las personas empiezan a salir de sus medio escondites.

Nuestra amiga empieza a decir "Hola... ¿tu también por aquí?... otra casualidad... ¿qué esta pasando?"

¡SORPRESA!

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Por fin.

Se acabó.

Sorpresa realizada y terminada.

Parte 5) de la Operación MARGARITA finalizada.

¡Por fín!

 

Resulta que al llegar, los medioescondidos habían ideado un plan con un regalo en una mesa del parque con una nota e irían viniendo poco a poco.

Me lo habían enviado por Whatsapp.

Pero yo en mi papel de padre estresado y cabreado no me había ni enterado.

Por eso no entendía las señales que me hacían desde sus escondites.

Ya podía dar vueltas y vueltas como un tonto.

Al final, las diez personas nos reunimos alrededor de una mesa del parque.

Le damos el regalo.

Nos ponemos a hablar.

Aparece la policía municipal. Paran el coche. Se bajan, Se acercan. Nos vigilan. Parece que nos cuentan.

"Tranquilos , somos diez y estamos cumpliendo con las recomendaciones"

Pues no.

Resulta que somos 11.

¿Pero quien se ha descontado?

Ha venido el hijo mayor de alguien y nos ha descontado.

¿Que hacemos?

¿Me hago el muerto?

¿Me hago el despistado?

¿Me pongo a correr para descontar al guardia?

¿Me escondo detrás del árbol?

¿O debajo de la mesa de pícnic?

Decidimos enviar al chaval joven a la otra punta de la zona de picnic con su móvil hasta nuevo aviso.

Lo hace sin rechistar.

Parece que esta más a gusto con su móvil que con mayores que le van diciendo "te veo muy mayor"

Bueno, esto se acaba.

Hemos realizado la sorpresa.

Hemos superado un conteo de la policía.

Hemos dado los regalos.

Nos hemos puesto al día.

Y nos hemos ido cada uno por su lado.

Y se acabó lo que se daba.

 

 

P.D.: IMPORTANTE. DISCLAIMER.

El pañuelo de cloroformo (y el cloroformo en sí) han sido un recurso literario fantástico.

No han existido nunca en la realidad.

Y, por supuesto, no se ha dañado a ninguna planta, ser humano o ser animal (cómo el perro) en ningún momento de la trama.

Ni se ha pensado por un momento algo así.

Era por darle colorido.

Era una broma.

Por si acaso alguien se lo toma en serio.

 

Leer más