casate regale la playa de pueblo de verano dylan thomas

Pasa ocasionalmente che gli arbitri ammettano un fallo. Se puede y la situacion riguarda un fallo di transcrizione, la situazione si hace ancla por complesa y ancha quien y también difficile encontrare la ammissione del direttore di gara. Ebbene nella partita del girone A di Prima Categoría Povegliano-Pastrengo di due settimane fa, terminata 0-2 sobre el campo por gli ospiti y con il giudice sportiu che non av omologado il risultado sobre el campo infliggente al Povegliano el 0-3 próximo di penalizzazione in clasifica, reo de haber sostenido un giocatore “fuori quota” (2002) dal 34′ del segundo tempo senza impiegarne più fi alla fenezca, tutto é stat ribaltado hoz , manteniendo che nel rapportino arbitrale c’è stato un errore di transcrizione chiedendo el anulamiento del provvedimenti presi. In primiso le sostituzioni del Povegliano sueño state quattro contro le quinto del Pastrengo; al 24′ del secondo tempo il cambio è stato attribuito al Pastengo y non al Povegliano. Si no fuese el fallo di transcrizione, el cambio avvenuto al 34′ del segundo tempo (uscita del n. 6 Rinco del 2005 y entrada del n. 15 Ravaglia del 1991) sarebbe stato regolare, ancho perché al 24′ era corris uscita del n. 11 Biasi (de 1996) y la entrada del n. 19 Soletta (del 2003. La Corte Sportiva di Appello Territoriale tomó in esame il controricores, ha interpelado al arbitre che hizo pervenir ese suplemento di rapporto en el que ha confermado/amesso che il cambio avenido al 24′ attribuirsi alla società Povegliano anziché del Pastrengo y che aveva si bien rispettato le regoli del “fuori quota” in camp.2, en el Poveglià è stato tolto il punto di penalizzazione y también domenica va a poder affrontare el Alp Club 98 con un spirit diverso a la perfección. del antologista, pero pienso que en ciertos casos –el mío– tiende a cortar la expresión de un pensamiento y una experiencia, con lo que me limitaré a reflejar chionar, divagar, rememorar, jurar, prometerme, sin la intención de realizar una exposición organizada de los hechos: “Dilo de esta manera, con todos y cada uno de los hechos enormes y pequeños, que me han impulsado…” Hamlet, esc. Pileta de San Marcos. Semeja que yo acusaba a los jóvenes de combinar algo de Lorca, otro poco de Vallejo, y otro de Neruda, para realizar su poesía popular. El reconocimiento de Calvo me semeja simple, la emulación por la parte de Razzeto, y Corcuera, me semeja provinciana.

fiesta

En mi conjunto de amigos hablo de “trabajar en la obscuridad”. Redescubro Joyce y Perse. Estudio pormenorizadamente el primero, me empapo con el tema de “Integritas, consonantía, claritas”, y de la férrea vocación, solo comparable a la de un monje. Adolescencia: leo el Retrato del Artista. Adolescencia: repito las oraciones mágicas “Vivir, errar, caer, vencer, regresar a hacer la vida con materia de vida…” En San Marcos se nos acusa vagos, viciosos, de cualquier cosa: situación y función del escritor. En el más destacable de las situaciones somos sospechosos. Todos poseemos el corazón a la izquierda, ciertos el cuerpo entero, y otros solo la cabeza. Adolescencia: los clamorosos amores y los largos poemas-cartas, de carácter en fase de prueba, no obstante. El emprendimiento “Canto en Cuba” con fragancias Saint-John Perse, que jamás se escribió. Y las duras polémicas con los socialrealistas. Sospechoso de rebeldía. En la absurda polémica versistas puros-versistas sociales, opto por una tercera situación en la negatividad. Otros son los que abonan: Javier Heraud halla que el fondo de la polémica es verbo-acción, tema asco, y reniega de la palabra y muere a la acción. Los portaestandartes de la polémica, los guasones y inculpadores socialrealistas, no abonan nada, escapan o vociferan, y después callan prudentemente. ¿Algo que valga la pena de aquella temporada? Quizás el retumbador Túpac Amaru, de Romualdo, y el canto a Walt Whitman, de Rose.

Deja un comentario