Cocina | Gourmet

A todos nos gusta la buena cocina y los productos gourmet, pero no siempre tenemos a mano la maquinaria y los productos necesarios para convertir el buen comer en todo un arte. A continuación te vamos a mostrar los regalos que no te pueden faltar si quieres convertir tu cocina en todo un templo gastronómico.

Dispensador de cerveza

Durante todo el año, especialmente cuando empieza a apretar el calorcito, la cerveza es una agradable y fiel compañera.

Cuando eres un cocinitas te gusta que los comensales que van a disfrutar de tus recetas tengan mucho apetito. En España es casi una religión tomar unas buenas cervezas de aperitivo para que el gusanillo del hambre empiece a coletear.

De igual forma, muchos platos entran mejor si van acompañados de esta refrescante bebida alcohólica, especialmente las comidas frescas como los vegetales. La cerveza también es un importante ingrediente en muchas sabrosas recetas.

Sí, puedes servir unas cervezas en lata o en botella, pero no es lo mismo. Los buenos cerveceros siempre prefieren una caña bien tirada que cualquier otro formato para saborear esta bebida.

Además, cuando se utiliza como ingrediente, un dispensador de cerveza te permite utilizar exactamente la cantidad de líquido que vas a necesitar.

Los dispensadores de cerveza, manuales o eléctricos, presentan otras muchas ventajas, como mantener la temperatura ideal de la cerveza en todo momento, una mayor capacidad en los barriles y un importante ahorro por cada litro de esta maravillosa bebida.

El mejor regalo para los amantes de la cerveza.

Gofrera

Los gofres son unos auténticos caprichos que pueden apetecerte en cualquier momento. Ni que decir tiene que si se los preparas para los más pequeños de la casa la algarabía será de campeonato, especialmente si los rocías con una deliciosa crema de chocolate o con nata.

Son ideales para el desayuno o la merienda, y dejan con una sonrisa de lado a lado a quienes disfrutan de ellos.

Las gofreras son unas máquinas creadas especialmente para cocinar estos deliciosos postres, también llamados waffles. Sus bases de rejilla permiten que los gofres cojan su tradicional forma.

Su funcionamiento es de lo más sencillo: únicamente tienes que colocar la masa entre las 2 placas y dejar que se cueza. Podrás elaborar los gofres como desees, salados o dulces y con los acompañamientos que más te gusten.

Crepera

Los crepes son otras delicias que cuentan con una legión de fans en todo el mundo. Se sirven habitualmente como bases de postres o platos, cubriéndolos de los más variados ingredientes dulces o salados. Se elaboran en masas de trigo redondeadas de unos 16 centímetros de diámetro.

Las creperas te permiten preparar unos crepes fetén de la forma más rápida, sencilla y cómoda. Estos productos calientan de forma uniforme y eficaz su base antiadherente, evitando que los crepes puedan romperse o pegarse.

Una crepera es un regalo que disfrutará toda la familia.

Robot de cocina

Durante el siglo XX se decía que en el siglo XXI los robots harían todo nuestro trabajo y que los seres humanos seríamos unos bon vivants dedicados a tomar el sol en la piscina con un cóctel adornado con una sombrilla en la mano.

Bueno, pues no ha sido así, al menos para la mayoría de los mortales. ¡Excepto en la cocina, donde los robots han convertido nuestros sueños en realidad!

Los robots de cocina son unos aparatos de avanzada tecnología que elaboran los platos por nosotros: baten, trituran y rallan frutas, verduras y casi todo lo que les pongas por delante.

Sus tamaños son 3: minis, compactos y grandes. Están fabricados en metal y plástico y cuentan con un motor, un recipiente con tapa, un tubo de suministro y diferentes accesorios, según el modelo que elijas.

A muchas personas les encanta cocinar y a casi todo el mundo le gusta comer bien. Por desgracia, las obligaciones profesionales y familiares en este mundo nuestro, que siempre parece ir demasiado deprisa, no nos permiten meternos entre los fogones todas las veces que desearíamos.

Para no tener que pasar la vida comiendo bocadillos y sándwiches, que están muy bien ocasionalmente pero no pueden conformar el grueso de nuestra dieta, podemos recurrir a estos benditos aparatos que nos permiten comer de lujo en casa sin necesidad de tener que cocinar nosotros mismos.

Este magnífico regalo para las personas de buen comer que no tienen tiempo para cocinar presenta todas las ventajas y ningún inconveniente: ahorro de tiempo, un uso sencillo, una gran versatilidad y una fácil limpieza. Además, para ampliar tu dieta, suelen traer incorporados unos extensos y atractivos recetarios que ellos mismos ejecutan.

Como no podía ser menos en unos aparatos tan avanzados, habitualmente cuentan con Bluetooth y wifi para que puedas conectarlo a internet y controlarlo desde el móvil.

Máquina de palomitas

Hay que reconocer que las palomitas no pertenecen a la alta cocina, pero están buenísimas y siempre es un buen momento para preparar un buen bol. Gustan por igual a niños y mayores, y cuando se celebra una sesión de cine o series desde el sofá, son las mejores compañeras.

Un palomitero es un perfecto regalo para la familia con el que siempre hay que contar. Cualquier reunión se anima cuando se colocan en el centro de la mesa.

En contra de lo que se pueda pensar, las palomitas son muy saludables (no todo lo bueno es ilegal o engorda), así que no tengas reparos en que los pequeños de la casa se den unos buenos festines con ellas.

Un jamón ibérico

En este punto entramos en palabras mayores de la gastronomía mundial. No permitas que nadie te diga que el jamón ibérico es el caviar español... ¡Qué más quisiera el caviar que llegarle a la suela de la pezuña a este manjar digno de dioses!

El jamón ibérico es la estrella estelar del firmamento gastronómico patrio junto al aceite de oliva, del que hablaremos más adelante; un regalo que provocará lágrimas de emoción en quien lo reciba (siempre que no sea vegano o vegetariano, claro), que lo exhibirá orgulloso en su cocina incluso cuando el jamón haya quedado reducido al hueso (algo que no suele tardar mucho).

Y es que este monumento gastronómico procedente de ese noble animal que es el cerdo (del que se aprovecha hasta el rabo) no tiene más que ventajas.

Aparte de un sabor que hace elevar la mirada al cielo en señal de gratitud, encaja a la perfección en un gran número de recetas, es rico en proteínas, minerales y vitaminas, no pierde un ápice de sabor con el tiempo, es ideal para todas las comidas, desde el desayuno hasta la cena, no engorda y, algo que no todo el mundo sabe, es el único embutido que pueden comer las embarazadas (en ocasiones la naturaleza es justa).

Regalar jamón ibérico siempre es un acierto, da igual el momento o la persona a quien se lo entregues: cumpleaños, navidades, homenajes... Vamos, que si en vez de regalar un anillo a tu pareja cuando le pidas que se case contigo, le regalas un jamón ibérico, el sí lo tienes asegurado. Tal cual.

Jamonero

Tenemos que seguir en el mundo del glorioso cerdo ibérico. Tener un buen jamón y no contar con un jamonero, donde poder cortarlo como Dios manda, es como tener perro y no tener correa (bueno, mucho peor, pero valga el refrán).

Cortar bien el jamón, en unas tiras no demasiado gruesas ni demasiado finas es todo un arte, y no se puede hacer sin este útil objeto.

Si vas a regalar, o regalarte un imponente jamón ibérico, es muy recomendable que adquieras junto al mismo algún modelo de jamonero, para que el regalo sea completo. Pasa un poco como con el dispensador de cerveza, si no lo acompañas de un barril queda algo triste.

Los jamoneros no solo permiten realizar cortes precisos, también evitan accidentes con el cuchillo y facilitan el acceso a partes del jamón algo complicadas de alcanzar.

Entre los distintos tipos de jamoneros, la opción más económica y habitual es la de los horizontales estáticos.

Otro modelo cada vez más popular es el jamonero horizontal basculante, que te permite colocar el jamón ibérico en distintas posiciones con una estabilidad y sujeción superiores a las del estático.

Por último, los jamoneros verticales ofrecen la posibilidad de colocar la pezuña hacia arriba o hacia abajo, y su manejo requiere cierta profesionalidad por parte del usuario.

Sea el modelo que sea, un jamonero es un complemento imprescindible para disfrutar al máximo un jamón ibérico.

Botelleros y vinotecas

No hay ningún amante de la cocina y de los productos gourmet que no conozca la capital importancia que el maridaje de los alimentos con el vino tiene en el mundo de la gastronomía. Acertar con el caldo potencia el sabor de cualquier elaboración culinaria.

Lógicamente, hay que contar con una variada selección de botellas. No es lo mismo el vino tinto con el que suelen degustarse las carnes y embutidos, que el blanco, más propio de los pescados y mariscos o los vinos dulces, que tan bien acompañan a los postres.

Y no es solo la variedad lo que importa, aún es más relevante el cuidado que dispenses a tus caldos. El vino no se puede tener de cualquier manera, ya que es un producto delicado que se estropea con relativa facilidad.

Un botellero te permite organizar tus botellas adecuadamente, liberando otros espacios que necesitas para otros menesteres.

Estos pequeños muebles deben ser horizontales, de forma que el vino esté siempre en contacto con el corcho de la botella, evitando que se seque, se contraiga y pueda dejar pasar aire, lo que podría oxidar el vino y hacerle perder sus propiedades organolépticas.

Recuerda que los botelleros deben instalarse en lugares a los que no llegue la luz, en los que no haga calor ni un frío excesivo, ni vibraciones. En caso contrario los vinos podrían deteriorarse.

Además de su funcionalidad, los botelleros suelen ser muy decorativos, por lo que se consideran un regalo ideal incluso para personas que no aprecien en exceso esta elegante bebida.

Las vinotecas sí que son regalos que solo se deben hacer a personas cuyo amor por el vino roce la pasión. Estos electrodomésticos mantienen las botellas a la temperatura ideal para una perfecta conservación de su contenido.

Las vinotecas controlan igualmente la humedad, que debe ser siempre de entre el 60 % y el 80 %. Un exceso podría provocar moho en los corchos y afectar a los etiquetados, mientras que un defecto de humedad podría resecar los corchos con la consiguiente entrada de aire y degradación del vino.

Estos electrodomésticos protegen al vino de malos olores externos, de vibraciones y del exceso de luz, posiblemente el mayor peligro que puede sufrir esta bebida.

Aceite de oliva virgen extra

Terminamos nuestro recorrido por los mejores regalos de cocina y gourmet con la otra gran estrella de la culinaria española, junto al sacrosanto jamón ibérico: el aceite de oliva.

Y no lo hacemos con cualquier tipo, no, lo hacemos con el producto de mayor calidad entre los aceites del mundo, el aceite de oliva virgen extra.

Cuando se dice que la cocina mediterránea, y especialmente la española, es la mejor del mundo, muchas veces se menciona que es por nuestras excelentes materias primas de la huerta, del mar, de la ganadería o de la caza. Es cierto que la calidad de estas es altísima, pero muchos países no mediterráneos cuentan con materias primas de la misma calidad.

No, lo que diferencia realmente a la cocina mediterránea de la del resto del mundo es el uso de aceite de oliva en la mayoría de los platos que se cocinan. Cuando viajamos a países anglosajones o nórdicos, o cuando vemos películas de esos países, y observamos como fríen su comida con ¡mantequilla! no podemos sentir más que un profundo espanto.

Por si fuera poco el enriquecimiento que proporciona a infinitos platos, el aceite de oliva virgen extra es uno de los alimentos más sanos que existen, siendo muy beneficioso para el hígado y la circulación de la sangre.

 

Y hasta aquí nuestro repaso por los mejores regalos de cocina/gourmet que puedes encontrar en el mercado. No están todos los que son, pero son todos los que están. Ahora solo falta elegir tus favoritos y empezar a darle unos buenos homenajes al paladar.