Cómo debes cuidar tus peces en casa y qué necesitan

Si estás pensando en regalar o en tener tú mismo peces en casa y te estás preguntando cómo cuidar un pez, te vamos a dejar unos sencillos consejos para que tu nuevo inquilino se sienta a gusto, viva feliz y esté bien cuidado.

Cómo cuidar un pez en casa: los mejores consejos

Si la persona encargada de cuidar del nuevo integrante de la familia no sabe cómo tener un pez en casa porque no tiene experiencia podéis empezar por tener una pequeña pecera de vidrio como la que encontraréis en nuestra tienda.

Qué necesitan los peces de casa

Existen muchas variedades de peces para tener en casa. En esta ocasión te recomendamos que elijas peces de agua fría, puesto que tu pecera no llevará incorporado un sistema de climatización. Estos son los elementos básicos que necesitarás:

  1. Pecera de vidrio
  2. Agua
  3. Neutralizador de cloro
  4. Sustrato de arena o grava
  5. Decoración
  6. Flora
  7. Comida

Cómo cuidar peces en una pecera pequeña

Que la pecera sea pequeña no quiere decir que necesite menos mantenimiento. Tu pez come, respira y elimina sus desechos en el agua, con lo cual los acuarios pequeños se ensucian muy rápido. Así pues, en este tipo de peceras es mejor poner tan solo uno o dos peces máximo y de tamaño pequeño. Recuerda que tienen que ser totalmente compatibles y aptos para convivir el uno con el otro.

Para eliminar correctamente los desechos orgánicos, que son muy tóxicos para los peces, se debe ser constante y cuidadoso, es conveniente hacer cambios parciales de agua dos o tres veces por semana, dependiendo del número de habitantes que hayas acogido.

Se deben evitar los cambios bruscos de temperatura. Recuerda que un volumen de agua pequeño se puede calentar y enfriar más rápidamente, no coloques la pecera donde pueda darle la luz solar directamente, podría calentarse demasiado y llenarse de algas. Tampoco la instales en un lugar demasiado frío. 

Otro aspecto muy importante es la alimentación. En este caso es mejor usar comida en gránulos o de palitos flotantes, estos formatos no se acumulan en el fondo, y de esta forma se ensucia menos el agua. 

En cuanto a la iluminación decirte que puedes instalar alguna fuente de luz, pero se tiene que tener en cuenta a la hora de buscar una que no transmita demasiado calor, como por ejemplo las luces LED o las luces fluorescentes.

A los peces no solo les gusta nadar, también les gusta esconderse y frotarse con el suelo. Procura darles siempre el máximo confort posible ofreciéndoles un entorno con distintos elementos. Serán más felices si tienen un espacio amplio y limpio, plantas, un suelo donde retozar y un amigo con quien compartir su hábitat.

 

Cuando ya tengas instalados a tus peces en casa verás que es un verdadero placer verlos disfrutar del entorno que has creado para ellos. Una pecera pequeña resulta económica y es fácil de mantener una vez que te acostumbres a tu rutina de cuidado. ¡Ah y no te olvides de ponerles nombre a tus nuevos amigos!

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario