Cómo evitar que los perros orinen en mi fachada

¿Cómo puedo evitar que los perros orinen en mi fachada? Si algún perro pretende «adueñarse» de la fachada o de la puerta de hogar, y dado que a nadie le gusta encontrarse pis de perro en su puerta o en los muros de su casa, vamos a ver algunos sencillos trucos y consejos para evitar que el perro orine en un lugar concreto.

Consejos para que los perros no orinen en tu fachada

Una medida higiénica: limpiar bien la zona

Cuando los perros orinan no lo hacen solo porque sus vejigas estén al límite. El hecho de orinar de forma reincidente en un mismo lugar suele ser una declaración de propiedad o pertenencia, lo que se conoce en el mundo animal como marcar territorio.

Además, los perros no van orinando por todas partes. De hecho, no se sienten cómodos haciendo sus necesidades en cualquier sitio. Si un perro le ha cogido el gusto a orinar en un punto concreto, lo más probable es que vuelva a hacerlo con cierta frecuencia, atraído por su propio olor (su «firma personal»).

Guiarse por el olfato es algo propio de todos los cánidos. Por eso, si queremos evitar que el perro orine de nuevo en un lugar específico, convendrá limpiar a fondo esa zona antes de tomar más medidas. Y recalcamos lo de «a fondo», porque los perros tienen un olfato potentísimo.

Una medida lógica: impregnar la zona de un olor más intenso

Vaya por delante que esta medida sirve para apoyar el paso previo, no para reemplazarlo. La idea es utilizar alguna combinación que ayude a ocultar el olor de su orina. Por mucho que limpiemos una superficie, un perro puede identificar sus propios restos incrustados de orina y volver a “poner su sello” en el mismo lugar.

Una forma muy efectiva de evitarlo es preparando una solución al 50 % de agua y vinagre blanco (o de zumo de limón) y pulverizarla por los rincones frecuentados por el perro.

Al animal no solo le costará reconocer sus ya lejanos restos propios, sino que se verá repelido por el fuerte olor de la mezcla. Si ya es un olor intenso para nosotros, ¡imagínate para el perro!

Una medida astuta: confundir al perro

Este truco se basa en los principios de dispersión y reflexión de la luz. En términos más llanos, ¿has visto alguna vez a algún perro orinando junto a un espejo? Los perros hacen otras cosas cuando se encuentran con su propio reflejo, pero orinar no es una de ellas.

¿Y cómo puedes conseguir este efecto? Muy sencillo: coloca una o varias botellas de plástico o vidrio transparentes rellenas de agua corriente justo en la zona conflictiva. Cuando el perro se acerque, se quedará tan desconcertado que se irá a orinar a otra parte.

¿Por qué? Porque verá su propio reflejo distorsionado en la superficie de la botella, así como otros caprichosos efectos de la luz atravesando el agua. Se formará una estampa que confundirá la habitual percepción visual del perro, de tal suerte que ese lugar dejará de ser familiar para él.

Una medida disuasoria: la pimienta

Si quiero evitar que los perros orinen en mi puerta, está claro que tendré que contraatacar confundiendo su olfato o impregnando la zona de un olor más intenso. Pero ¿qué ocurre si todo esto falla?

Hay un truco que no suele fallar, pero que recomendamos encarecidamente utilizar con extremo cuidado y moderación: la pimienta. Su efecto sobre las mucosas es irritante y, por lo tanto, su olor es tremendamente disuasorio para los perros.

Bastará con espolvorear ligeramente algo de pimienta roja o pimienta de cayena en la puerta o la fachada. En cuanto el perro se acerque a olisquear, experimentará una sensación tan desagradable que lo último que querrá será orinar allí mismo.

Una medida recomendada: el repelente de orina

Todos estos remedios caseros están muy bien y suelen funcionar, pero muchas veces ni tenemos a mano los ingredientes ni contamos con el tiempo necesario para prepararlos. Además, corremos el riesgo de quedarnos cortos (y el perro seguirá afiliado al mismo rincón) o de pasarnos de dosis (con el consiguiente daño al animal).

¿Qué podemos hacer en estos casos? Pues utilizar repelentes de orina, unos productos ya diseñados y pensados para disuadir a los perros sin riesgo de hacerles daño. Con un tarro de 500 ml de nuestro repelente de orina a base de ingredientes 100 % naturales, nos aseguraremos una buena temporada de tranquilidad, tanto para nosotros como para los perros (que tendrán que modificar ligeramente el mapa de sus dominios).

 

Esperamos que estos consejos sobre cómo evitar que los perros orinen en la fachada o en la puerta sean útiles para ti. ¡No olvides que los perros son animales de costumbres y tenderán a reincidir si no haces algo al respecto! Para evitar hacer daño al animal, será esencial dosificar bien las cantidades que utilices para disuadir al perro o confundir su olfato.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario