Cómo sobrevivir al ‘burnout’ o agotamiento navideño

Sé lo que estás pensando. La vida ya es bastante ajetreada como para preocuparse por la Navidad. Es demasiado tarde para empezar a planificar, ¿verdad?

Pues no. Nunca es demasiado pronto para empezar a organizarse para el gran día. Y si lo planificas con antelación, te ahorrarás estrés y agotamiento durante las fiestas, porque a veces la Navidad es demasiado.

DALL·E 2022 12 20 11.23.50 navidad

Aquí tienes unos sencillos consejos para sobrevivir al agotamiento navideño:

Organizarse con tiempo

  • Planifica con antelación.
  • Haz listas.
  • Organiza tu casa y tu espacio de trabajo para que te resulte fácil encontrar lo que necesitas cuando lo necesitas.
  • Fíjate un presupuesto y cíñete a él. No te permitas compras impulsivas. Una forma de evitar derroches en lujos innecesarios es comprar por Internet: muchos comercios ofrecen gastos de envío gratuitos a partir de ciertos umbrales (normalmente 50 $), lo que puede ayudarte a mantener los costes bajos si compras regalos para más de una persona a la vez (o incluso sólo para ti).

Pon música

Como muchas otras cosas, se ha demostrado que la música tiene diversos beneficios para la salud. Puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, favorecer la relajación y el sueño, mejorar el estado de ánimo e incluso reforzar el sistema inmunitario. Un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte, en Greensboro, descubrió que escuchar música clásica durante sólo tres minutos puede reducir la tensión arterial en unos 10 puntos.

  • Ten en cuenta que probablemente no sea el momento de escuchar death metal a todo volumen o cualquier cosa con letras o bajones (a menos que busques algo más activo).

Compartir la responsabilidad

  • Comparte la responsabilidad de cocinar y limpiar.
  • Pide a tus familiares, amigos y otros seres queridos que te ayuden con los preparativos navideños. Nadie quiere quedarse solo en la cocina el día de Navidad.
  • Asegúrate de que tienes tiempo suficiente para hacerlo todo. Si tiene problemas para hacerlo todo, considere la posibilidad de delegar las tareas que son menos importantes o agradables para usted (como la decoración) para poder centrarse en lo que más importa (como pasar tiempo con su familia).

Prepara y congela la comida con antelación

Si quieres hacerte la vida más fácil, prepara y congela los alimentos con antelación (y nadie te va a juzgar si tomas algunos atajos). Así, cuando llegue el momento de cocinar, sólo tendrás que meterlos en el horno o en el microondas.

  • Haz una lista de lo que necesitas comprar: No te olvides de los productos básicos, como la harina y el azúcar. Compra a granel si es posible. Si no, opta por productos locales de temporada. Pagarás más, pero la comida será más fresca y sabrosa.
  • Congela los alimentos: Asegúrate de que están bien cerrados para que no pierdan su sabor con el tiempo. Evita también guardar la carne junto a las verduras, ya que puede quemarse por ambos lados.
  • Compra a granel: No sólo ahorrarás dinero por unidad, sino que también tendrás espacio suficiente para otras cosas, como la decoración navideña. También puedes comprar productos frescos en los mercados locales para que no se estropeen antes de usarlos (además, saben mejor).

Duerme lo suficiente

La falta de sueño es una de las causas más comunes del agotamiento, por lo que es importante asegurarse de dormir lo suficiente.

Lo primero que hay que hacer es asegurarse de dormir en una habitación oscura y que la temperatura sea agradable (ni demasiado frío ni demasiado calor). Evita utilizar el móvil como despertador. Puede resultar tentador consultar el correo electrónico del trabajo o las redes sociales antes de acostarse, pero esto sólo hará que se sienta más estresado y ansioso (y provocará un sueño de menor calidad). Una buena forma de regular tus patrones de sueño es acostarte a la misma hora cada noche, incluso los fines de semana. Si es posible, utiliza persianas o cortinas opacas para que la luz no altere tu ritmo circadiano, ¡en la medida de lo posible durante los meses de verano, cuando los días son más largos que las noches!

Deje la Nochebuena sólo para lo esencial y para envolver regalos

Decidir si dejar o no la Nochebuena para envolver es una decisión personal. Si crees que será demasiado estresante, ¡no lo hagas!

Si eres como yo y quieres tenerlo todo listo antes del día de Navidad, reserva un rato de la tarde de Nochebuena para envolver lo esencial. Asegúrate de que éste sea el único tiempo que dediques a envolver (a menos que tengas niños pequeños que necesiten ayuda específicamente). Todos esos “regalitos” pueden esperar hasta que llegue el momento de hacerlos.

También te recomiendo que reserves un lugar tranquilo en casa para que la gente pueda desenvolver sus regalos sin distracciones (sin televisión ni música de fondo). Esto es especialmente útil si alguien tiene que abrir muchos objetos pequeños. Sé que cuando yo era más joven siempre teníamos nuestro propio rincón con almohadas donde todos nos sentábamos alrededor del árbol y abríamos juntos nuestros regalos a primera hora de la mañana, cuando nos levantábamos de dormir bajo nuestra tienda de mantas de la noche anterior.

No te estreses por el pavo

  • No te preocupes por el pavo. Tus invitados no se darán cuenta si utilizas verduras congeladas y una masa para tartas comprada en la tienda, pero sí se preocuparán si quemas accidentalmente el pavo. Para evitarlo, comprueba que esté en su punto con un termómetro de carne y sácalo cuando alcance los 165 grados Fahrenheit (75 grados Celsius). Si quieres ir a por todas, hazte con un termómetro de lectura instantánea para que tus invitados también puedan tomarse la temperatura.
  • No llenes demasiado el pavo. Es tentador rellenarlo todo -e incluso tener un ave extra a mano por si el primer intento no sale bien-, pero esto causa dos problemas: En primer lugar, demasiado relleno significa que se necesita más tiempo de cocción; en segundo lugar, los trozos grandes pueden atravesar la piel mientras se asa, lo que resulta en fugas de jugos y carnes demasiado cocidas por debajo, ¡que no son nada sabrosas!

Acepta ayuda si te la ofrecen, pero no te sientas obligado a aceptarla

Si sientes que estás al límite de tus fuerzas y no puedes mantener la compostura, acepta la ayuda que te ofrezcan. No pasa nada por tomarse un descanso de algunas de sus obligaciones o dedicarse algo de tiempo a sí mismo. Si alguien se ofrece a ayudarte con una tarea que añade más estrés a tu vida, hazle saber que necesitas un descanso y lo entenderá.

La clave aquí es la honestidad: no te sientas obligado a asumir más de lo que es razonable para una persona, ¡especialmente durante las vacaciones! En Navidad ocurren muchas cosas locas, pero no dejes que te abrumen y te obliguen a ocuparte de más cosas de las que te convienen a TI.

La preparación es la clave

Bueno, hemos cubierto mucho terreno. Puede resultar abrumador tratar de abordar todos estos consejos a la vez, así que céntrate en los que parezcan más relevantes para tu situación.

Lo más importante es que la preparación es la clave para sobrevivir a la Navidad. No querrás ser una de esas personas que lo dejan todo para Nochebuena y luego se vuelven locas intentando hacerlo todo en una noche. Así que tómate tu tiempo ahora y planifica con antelación la preparación de la comida, pon música mientras envuelves los regalos o limpias la casa (si no encuentras otra motivación), comparte responsabilidades con los miembros de la familia, duerme lo suficiente en diciembre para que el 1 de enero no faltes al trabajo por agotamiento, deja tiempo en Nochebuena sólo para lo esencial, como preparar la cena (o comprarla en un restaurante), envolver los regalos, etc., acepta la ayuda cuando te la ofrezcan pero no te sientas obligado a aceptarla si no quieres…

Conclusión

Si se siente abrumado por la temporada navideña, recuerde respirar hondo y pensar qué puede hacer para facilitarle la vida. ¡Esperamos que esta lista de consejos te ayude a superarlo!

Deja un comentario