¿Cómo sorprender a alguien?

Cuando una persona sorprende a otra, puede ser algo muy divertido y romántico. A veces es espontáneo y otras veces, hay un plan detrás. Entonces, ¿cómo sorprender a alguien? En este artículo exploraremos algunas ideas que me han funcionado a mí y a otros a lo largo del tiempo.

Sé creativo.

Debes intentar ser creativo. Piensa en algo único y personal. Utiliza tu conocimiento de la persona y de lo que le gusta para crear algo que sea significativo para ella. Siempre es mejor que el destinatario no se lo espere, pero no te pases de la raya siendo totalmente descabellado.

Planifica con antelación.

Planifique con antelación. Planificar una sorpresa es el primer paso para que siga siendo una sorpresa. Tendrás todo el tiempo del mundo para planificarla, así que no lo dudes.

  • Planificar con antelación te ayudará a evitar sorpresas de última hora.
  • Planificar con antelación te ayudará a evitar situaciones embarazosas.
  • La planificación previa te ayudará a evitar que te pillen desprevenido y desprevenida en el momento especial de su cumpleaños o aniversario o cualquier otra cosa que quieras celebrar con ellos sorprendiéndoles con algo increíble, como una visita inesperada de un imitador de Elvis.

Recuerda los pequeños detalles.

Al planificar la sorpresa, ten en cuenta que no se trata sólo de la persona. También se trata de su familia y amigos. No olvides incluirlos en tus planes. Lo mismo ocurre con las mascotas: si tienen una, pregúntales si pueden participar en la fiesta. Y acuérdate de su comida favorita. No hay nada peor que llegar a un evento lleno de gente a la que le encantan los sándwiches de mantequilla de cacahuete y mermelada y darse cuenta de que no tienen ninguno a mano.

Con el tiempo, observa y escucha atentamente para saber qué sería un buen regalo o una fiesta sorpresa.

Con el tiempo, observa y escucha atentamente para ver qué sería un buen regalo o una fiesta sorpresa.

  • Observa. Si puedes, intenta observar el comportamiento y las preferencias de la persona en la medida de lo posible. Acompáñale cuando salga de compras: tendrás la oportunidad de ver qué tipo de cosas le gustan, qué le atrae en las tiendas o en Internet. Si tienes algún tipo de acceso a su buzón de correo electrónico, revísalo de vez en cuando. Puede que aprendas algo interesante.
  • Escucha atentamente cuando la persona hable de su vida o mencione deseos o necesidades que haya expresado en el pasado (o no). Presta atención cuando surja de forma natural: «Caramba, me gustaría poder tomar clases de piano…»; «Si hubiera alguien que me enseñara a jugar al tenis…»; etc., etc.

Las pequeñas sorpresas pueden ser tan divertidas como las grandes.

Es una buena idea tener en cuenta que las pequeñas sorpresas no sólo son una opción, sino que pueden ser tan divertidas como las grandes. Las pequeñas sorpresas pueden ser más personales y frecuentes, lo que significa más oportunidades de demostrar a tu amigo o pareja que te preocupas por él.

Y como las pequeñas sorpresas no cuestan cientos de dólares ni horas de planificación, también son más fáciles de hacer por capricho: puedes sorprender a alguien en cualquier momento sin gastar mucho tiempo ni dinero en ello.

Conclusion

Sorprende a tus seres queridos con algún gesto inesperado, como flores o bombones. No hace falta que sea caro ni elaborado, sólo algo que demuestre que te preocupas por él y que quieres asegurarte de que lo sepa.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario