Conociendo la diferencia entre regalos y ofrendas

Un regalo es algo que el dador elige. Nosotros elegimos qué es y quién lo recibirá. Cuanto más conocemos a alguien, mejor regalo podemos darle. ¿Cómo los conocemos? Los conocemos por su estilo de vida y nuestra comunión con ellos.

Dios no nos dio el regalo que queríamos, nos dio el regalo que necesitábamos. No nos preguntó, ¿Qué necesitas? Él ya lo sabía por Su amor por nosotros.

Efesios 4:8, Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres. El hombre debe reclamar la propiedad de estos dones antes de poder ofrecérselos a otro.

Cuando Dios da un regalo, siempre es una semilla que debe ser plantada y madurada en la manifestación del regalo dentro de esa semilla. Él plantó una semilla en María que maduró hasta convertirse en el regalo perfecto para el hombre que ha satisfecho todas nuestras necesidades. Plantó un jardín en Edén que se suponía que se extendería por toda la tierra. Le dijo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra. Jesús dijo de sí mismo, a menos que un grano de trigo caiga en tierra y muera, permanece solo, pero si muere da mucho fruto. (Juan 12:24).

Una ofrenda es diferente de un regalo. Una ofrenda es algo que, una vez que el receptor ha reclamado la propiedad, decide ofrecerlo de nuevo al dador del obsequio. Jesús como hombre, en nombre del hombre se ofreció a sí mismo de nuevo a Dios que lo dio. Jesús dijo de sí mismo: Mi vida es mía, tengo poder para ponerla y poder para volverla a tomar. Estaba reclamando la propiedad para poder ofrecer su vida a Su Padre en favor de los demás.

Los dones que Dios nos da, una vez que hemos reclamado la propiedad de ellos, deben ser devueltos a Él en servicio a los demás después de que hayan madurado. Santiago 5:7, Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. He aquí, el labrador espera el precioso fruto de la tierra, y tiene mucha paciencia para él, hasta que reciba la lluvia temprana y tardía.

Puedes ver este proceso de maduración en la vida de las personas y las iglesias. Al principio, las cosas brotan y crecen rápidamente debido a la primera lluvia del Espíritu Santo sobre los dones que están en nosotros. Después de la primera lluvia, comienza el largo período de crecimiento en el que parece que no sucede mucho. Entonces el Espíritu Santo trae la lluvia tardía y los dones maduran a la perfección.

De repente, el ministerio de un individuo o una iglesia irrumpe en crecimiento por todas partes. ¿Qué sucedió? Recibieron la lluvia tardía, y los dones fueron perfeccionados para la siega. Por eso dice Santiago (1:17), que seamos pacientes y esperemos la lluvia tardía, porque toda dádiva buena y perfecta es de lo alto, y desciende del Padre de las luces.

Si los dones que Dios ha dado se usan antes de que maduren, el resultado es confusión en los demás porque no hay fruto presente. Las personas que se adelantan a Dios eventualmente se frustran y se rinden o caen en pecado sin entender el proceso de la siembra y la cosecha de Dios. Dios es paciente. Él espera que los dones que ha dado a los hombres maduren hasta la perfección antes de poder usarlos.

Para que una semilla crezca debe tener tierra fértil, agua y luz. La palabra de Dios es la semilla. Si la tierra no es fértil, debemos fertilizarla. La palabra de Dios es el fertilizante. Si el suelo está seco debemos regarlo. La palabra de Dios es el agua. Si el suelo necesita luz, nosotros suministramos la luz. La palabra de Dios es la luz.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario