Cuento de Navidad: regalo especial

Era Navidad en la pequeña aldea de Timoteo y todos estaban muy emocionados por la llegada de esta hermosa celebración. Timoteo, un niño de 10 años, estaba especialmente emocionado porque su papá había estado lejos por trabajo y finalmente iba a volver a casa para pasar la Navidad juntos.

DALL·E 2022 12 26 12.25.37 regalo de navidad

Desde que su papá se había ido, Timoteo había estado haciendo una lista de regalos que le gustaría recibir. Había puesto cosas como juguetes nuevos, videojuegos y libros, pero en el fondo lo único que quería realmente era tener a su papá de vuelta en casa.

Finalmente llegó el día de Navidad y Timoteo se despertó temprano, ansioso por ver qué regalos le habían dejado los Reyes Magos. Corrió a ver debajo del árbol y encontró un montón de regalos envueltos con papel brillante y adornos navideños.

Timoteo abrió uno tras otro, contento de ver todos los regalos que había pedido. Pero a medida que avanzaba, notó que faltaba algo. No había ningún regalo de su papá.

Timoteo se sintió un poco triste, pero decidió no dejar que eso arruinara su día de Navidad. Se puso a jugar con sus nuevos juguetes y disfrutó de un delicioso desayuno con su familia.

Pero a medida que pasaba el día, Timoteo no podía dejar de pensar en su papá. Finalmente, decidió hacer una lista de todo lo que le gustaría hacer con su papá cuando volviera a casa. La lista incluía cosas como ir al parque, jugar al fútbol y ver un partido de béisbol juntos.

Timoteo estaba tan emocionado de hacer esta lista que decidió hacer un regalo especial para su papá. Con la ayuda de su mamá, hizo una tarjeta de Navidad con dibujos de todas las cosas que quería hacer con él.

Finalmente, llegó la noche de Navidad y Timoteo se fue a dormir, soñando con el día en que su papá volviera a casa. Pero algo increíble sucedió mientras dormía.

Timoteo se despertó de repente y vio a su papá parado junto a su cama, sonriendo. Timoteo se levantó emocionado de un brinco. Abrazó a su padre: ¡Papá!

«Feliz Navidad, hijo» – le dijo su padre.

¡Timoteo tuvo el mejor regalo del mundo!

Deja un comentario