el anillo que mateo le regala a luna sus luces

Para los seminaristas, la celebración de su patrona no es un día, sino más bien un tiempo de «ilusión» y de preparativos. «En el momento en que se aproxima diciembre comenzamos a poner las lonas azules y se aprecia la ilusión entre los seminaristas. Estamos muy unidos asimismo en el Seminario Menor de Ponferrada y festejamos la semana separadamente para juntarnos todos el objetivo de semana», enseña el directivo. Además de esto, en la región de las habitaciones se ponen pequeños datos que recuerdan que llegó el tiempo de la Inmaculada. «En las imágenes o cuadros de María ponemos una flor o una candela que nos recuerda a ella y compartimos mesa y tertulia con los curas que nos acompañan a lo largo de la novena. De esta manera tenemos la posibilidad de comprender a través de el las contrariedades de las distintas parroquias y de todos y cada uno de los rincones de la Diócesis. Son días de comunicar».

La celebración del Seminario no coincide, comúnmente, con exactamente el mismo 8 de diciembre puesto que el obispo asturicenco no podía comandar la misa en el Seminario y en la Catedral de Astorga. «A lo largo de ciertos años se festejaba el sábado previo al 8 de diciembre, pero los seminaristas se quejaban de que el sábado no tenían clase, conque se hace el día antes o el 6 de diciembre», recuerda Martínez Prieto. Este lunes se festejará a las 12.00 horas una misa solemne encabezada por el obispo Jesús Fernández y por la tarde va a haber Rosario a las 18.00 horas. «Tuvimos que suspender otros actos que celebrábamos, como el almuerzo con los instructores y familias de los seminaristas, gracias a la situación de hoy», amplía.

Isabella Raquel Marchelle Coronel y Manuel Alberto Carrera Del Río Montesdeoca

El vestido: Lo adquirí con mi tía Jenny, hermana de mi mamá, en Miami.

Iglesia: Iglesia Jesuita, San José, en el centro de Guayaquil.

fiesta

Las mejores joyas con gemas naturales para este año nuevo

En todos y cada gema empotrado que figura en todas y cada una nuestras producciones, está presente la Magia de la Naturaleza que, con su incomparable poder , crea, crea y expand estupendamente la luz. Si hablamos de un anillo con diamantes, como los que protagonizan ese bello anillo de deber Beirut, estos contendrán la luz blanca.

Un rubí contendrá la luz roja o rosa, como lo hacen estos espléndidos rubíes de Groenlandia

Middangeard, Middle-Earth, Tierra Media

ofrecer cobijo a estos cuentos, desde una cosmología germánica que muestra a los humanos habitando una «tierra media» –Midgard (Miðgarðr) en viejo nórdico y Middangeard en viejo anglosajón– ubicada en un chato intermedio entre Niflheim, la zona del hielo , y Muspelheim, la zona del fuego, y está unida a Asgard –la estancia de los ases y los vanos– por Bifrost, un puente con la manera del arco iris. Sesgando a esos seres que podríamos estimar deidades (aesir, vanir y colosales o jötnar), los mitos germánicos asimismo aportaron a Tolkien las primordiales etnias con las que poblar su Tierra Media.

En viejo nórdico, los elfos son populares como álfar, de la raíz indoeuropea albh, «blanco», de la que deriva el latín albus. Unos seres lumínicos y puros, de aspecto afortunado, enorme sabiduría, profesores en los escombros y la magia. Ælfscýne es un adjetivo anglosajón para detallar a una mujer de «hermosura élfica», de la misma los islandeses usaban la expresión Fríð sem álfkona, o «bella como una elfa». Un obscuro pasaje de la Edda menor distingue entre los ljósalfar, los elfos lumínicos que viven en Álfheim y los svartalfar, o elfos oscuros, «mucho más negros que la pez», que habitan dentro de las montañas de todo el mundo humano y la cuya conducta resulta maliciosa. A pesar de que los mitólogos piensan que tiene relación a los enanos, esta distinción inspiró a Tolkien para imaginar a los Calaquendi, los elfos que contemplaron la luz de Valinor, y los Moriquendi o elfos de la obscuridad.

La Búsqueda del Tesoro – una visita dirigida para pequeños y chicos a Roma

Roma es un mensaje llegado en una botella, un mapa con mil historias que te guían. Divirtiéndote Roma te da los bienes.

«Y si tras todo… resulta que las pistas eran el tesoro»

Deja un comentario