Almohadilla Ergonómica Lumbar Solac CT8680 100W 51 x 28 cm

Almohadilla Ergonómica Lumbar Solac CT8680 100W 51 x 28 cm

€43,22
Precio unitario por
Precio habitual
Añadido al carrito ! Ver carrito o seguir comprando.

Almohadilla térmicas Solac CT8680 para el dolor de espalda: beneficios y usos



Los espasmos musculares, el dolor en las articulaciones y la rigidez de la espalda pueden limitar la movilidad e interferir con las actividades físicas diarias. Si bien los medicamentos antinflamatorios, o las cremas de uso local, pueden ser eficaces para eliminar la inflamación, la terapia de calor funciona perfectamente para el dolor de espalda.


Este tipo de terapia no es nada nuevo. De hecho, su historia se remonta a los antiguos griegos y egipcios que usaban los rayos del sol como terapia. Los chinos y los japoneses incluso usarían las aguas termales como terapia para el dolor. Hasta los antiguos egipcios conocían sus beneficios


Hoy en día, no tiene que salir al aire libre para buscar alivio. Las almohadillas térmicas han hecho que sea más fácil y conveniente utilizar la terapia de calor. A continuación, te mostramos, algunos de los beneficios de la terapia de calor para el dolor de espalda y del uso de almohadillas térmicas como la nueva Solac CT8680


Beneficios de la terapia de calor para el dolor de espalda


La terapia de calor es un remedio eficaz para el dolor de espalda porque estimula la circulación, que luego permite que los nutrientes y el oxígeno viajen a las articulaciones y los músculos. Esta circulación ayuda a reparar los músculos dañados, alivia la inflamación y mejora la rigidez de la espalda. Para esto podemos optar por varias opciones, como la almohadilla que nos ocupa, la Solac CT8680


Cualquier tipo de terapia de calor puede ayudar a aliviar el dolor de espalda. Sin embargo, las almohadillas térmicas son ideales porque son ligeras, potentes y portátiles. También son eléctricas, por lo que puedes usarlos en cualquier lugar de tu hogar, como cuando estás acostado en la cama o sentado en el sofá.


Los baños calientes o tibios proporcionan calor seco, que también promueve la circulación y reduce el dolor y la rigidez de los músculos. Los baños también son bastante efectivos para tratar estas dolencias o la típica  rigidez en otras partes de tu cuerpo, sin embargo, las almohadillas térmicas son mucho más prácticas.


Por otra parte, el problema con los baños es que es difícil mantener la temperatura del agua. Esa agua se enfriará lentamente.


En otro orden de cosas, la almohadilla térmica Solac CT8680 tiene niveles ajustables de temperatura y proporciona un flujo continuo de calor, mientras esté encendida.


Si no tienes una almohadilla térmica, tomar una ducha tibia o relajarse en un baño también puede aliviar el dolor de espalda y la rigidez. Uno de los beneficios de una bañera de hidromasaje y ducha sobre un baño es el calor continuo similar a una almohadilla térmica.


CÓMO USAR LA ALMOHADILLA TÉRMICA ELÉCTRICA SOLAC CT8680


Las almohadillas térmicas eléctricas de baja calidad pueden calentarse rápidamente y dañar la piel, por lo que es importante usarlas correctamente. Esto no ocurre con la almohadilla Solac, ya que cuenta con un doble sistema de protección. El sensor de temperatura es extremadamente sensible, y desconectará la almohadilla si sobrepasa la temperatura seleccionada o se produce una sobrecarga eléctrica.


Para comenzar, coloca la almohadilla térmica en el ajuste más bajo de temperatura. Para dolores y molestias leves, una configuración baja puede ser más que suficiente para reducir el dolor y la rigidez. Puedes aumentar gradualmente la intensidad del calor, si es necesario.


No existen reglas estrictas o rápidas sobre cuánto tiempo se debe usar una almohadilla térmica en la espalda. Todo depende del nivel de dolor y de la tolerancia al calor que tengas, cada persona es un mundo. Aun así, si usas una almohadilla térmica en una temperatura alta, retírala después de 15 a 30 minutos para evitar calentar en exceso la zona.


En una configuración baja, puedes usar la almohadilla térmica durante un período más largo, tal vez hasta una hora.


TEN CUIDADO SI ESTÁS EMBARAZADA


Si estás embarazada y tienes dolor de espalda, es seguro usar una almohadilla térmica, aunque con ciertas precauciones. Deberías evitar la exposición prolongada, ya que el sobrecalentamiento puede ser peligroso para el feto. Puede provocar defectos neuronales u otras complicaciones.


Esto es aún más probable en un jacuzzi o sauna, pero toda precaución es poca. Usa una almohadilla térmica en la configuración más baja durante el embarazo y solo durante unos 10 a 15 minutos.


Dado que las almohadillas térmicas disminuyen las señales de dolor y aumentan la circulación, usa la almohadilla poco después de desarrollar brotes dolorosos o rigidez para acelerar el proceso de curación.

QUÉ TIPOS DE ALMOHADILLAS TÉRMICAS EXISTEN


Hay diferentes tipos de almohadillas térmicas disponibles para el dolor de espalda. Esto incluye las almohadillas térmicas eléctricas estándar que ofrecen múltiples configuraciones de calor.


También existe la opción de una almohadilla térmica de infrarrojos. Estas son útiles para el dolor moderado a severo, ya que el calor penetra más profundamente en los músculos.


Cuando compres una almohadilla térmica, busca una que tenga una función de apagado automático, como la Solac CT8680  para evitar el sobrecalentamiento y las quemaduras, en caso de que se quede dormido sobre la almohadilla.


Puedes encontrar almohadillas térmicas eléctricas en su farmacia local o comprarla a un precio inmejorable desde ESTE LINK 


PAQUETES DE GEL TÉRMICO


Si no tienes una almohadilla térmica a mano, puedes usar una envoltura térmica o un pack  de gel caliente debajo de la ropa.


Antes de usar un paquete de gel, colócalo en el microondas durante aproximadamente 1 a 2 minutos (sigue las instrucciones del paquete) y luego aplícalo en el dolor de espalda. También puedes usar ciertos paquetes de gel para la terapia de frío enfriandolo en el congelador


Puedes encontrar vendajes térmicos y paquetes de gel en tu farmacia local.


Precauciones y consejos de seguridad


Las almohadillas térmicas son efectivas para controlar el dolor, pero pueden ser peligrosas si se usan incorrectamente. Aquí hay algunos consejos de seguridad para evitar lesiones.


No coloques una almohadilla térmica o un paquete de gel caliente directamente sobre tu piel, a no ser que sea un producto indicado a tal efecto. El fabricante lo indicará en el paquete.   Si no es así, envuélvelo en una toalla antes de aplicarlo sobre la piel para evitar quemaduras.

Tampoco te duermas usando una almohadilla térmica, por seguridad, aunque si tienes una almohadilla con función anti apagado siempre tendrás esa tranquilidad.


No uses una almohadilla térmica que tenga un cable eléctrico roto o dañado.


No aplique una almohadilla térmica sobre la piel con heridas


PARA FINALIZAR


Una espalda adolorida y rígida hace que sea difícil hacer casi todo, desde hacer ejercicio hasta trabajar. La terapia de calor podría ser el secreto para reducir la inflamación y la rigidez. La nueva almohadilla ergonómica térmica Solac CT8680 puede ayudarte en estos problemas.


Y como consejo final si no tienes una almohadilla térmica, considera una ducha caliente, un baño o una almohadilla térmica casera.