que decir cuando te dan las gracias por un regalo

Si terminas de recibir un aspecto bonito o tuvieron un ademán contigo, indudablemente les deseas agradecer la atención y el cariño. Ahora les dejo ciertas ideas para agradecer los datos recibidos.

Me hiciste pasar un instante increíble. Gracias por tu paciencia. Si bien sabes que no me agrada festejar los cumpleaños, me hiciste ver la vida de manera diferente. ¡Gracias!

Ejemplos de oraciones sobre el agradecimiento

  1. No tenemos la posibilidad de tener una actitud de amor sin ser agradecidos.
  2. Hay 2 maneras de gratitud: aquella que se ofrece tras un acto preciso y aquella persistente. Jura emplear las dos en tu vida.
  3. Jura ofrecer amor y gratitud hacia el resto sin aguardar nada a cambio.
  4. Si no tienes nada, agradece y si lo tienes todo, agradece asimismo.
  5. La forma mucho más franca de agradecer es ofrecer un abrazo.
  6. ¿En algún momento has complacido por el sol que sale cada mañana?
  7. Agradece cada cosa y habrás descubierto la clave de la alegría.
  8. Agradecer es un acto fácil, pero pocos entienden la excelencia y la necesidad de esta palabra.
  9. Cada vida está llena de bendiciones: solo mira a tu alrededor y revela por lo menos una al día.
  10. Empezarás a comprender el auténtico valor de la gratitud en el momento en que te te des cuenta agradeciendo por aquellas cosas diarias que tienes.
  11. La gratitud es una señal de amor.
  12. Agradece por respirar.

  13. Precaución tus bendiciones todos los días.
  14. Goza, agradece y vive todos y cada uno de los días de tu vida.
  15. El agradecimiento no es solo una oración, es una manera de confrontar y de vivir la vida.
  16. Lo destacado que puedes tener es un corazón complacido.
  17. La gratitud es la manera mucho más suprema del pensamiento, en tanto que es un pensamiento que procede del corazón.
  18. Los pequeños dan las gracias de manera día tras día, en el momento en que miran a los ojos, abrazan y besan sin soliciar nada a cambio.
  19. Tras un mal instante, aprende la lección y no olvides agradecerlo.
  20. Pensar acerca de la gratitud es un acto de amor.
  21. No es necesario que pasen cosas poco comúnes para agradecer.
  22. No olvides rezar por soliciar, pero asimismo recuerda rezar por agradecer.
  23. Jamás es tarde para devolver un favor y jamás es tarde para soliciar perdón.
  24. Jamás te almacenes un agradecimiento.
  25. Sentir gratitud y no decirlo, es como tener un tesoro y no compartirlo.
  26. Agradece por aquel que procura guiarte desinteresadamente y desde el corazón.
  27. Si escuchas atenta y tenuemente tu corazón, próximamente hallarás el valor de la gratitud.
  28. La gratitud no es solo un acto de expresar amor al prójimo, sino más bien asimismo de expresar amor a nosotros.
  29. Jamás vas a sentir tu corazón terminado si no has dicho merced al menos una vez a tu vida.
  30. Si te dan, agradece.

Prosigue con:

Diviértete con la sensación de gratitud

Deténtate unos segundos para sentir tu cuerpo. Toma conciencia de esa sensación de gratitud que recorre de las supones y asimílala. Déjate llevar, permítete ser conmovido por las conmuevas que te crea. ¡Disfrútala! Date la posibilidad de joyarte ahora mismo con lo que pasa en tu interior a consecuencia de ese agradecimiento que andas ensayando.

Expresar debe ver con probar un agradecimiento auténtico. En el momento en que das las gracias tienes que poner en práctica los 2 principios precedentes y dejar en claro que apreciado fue para ti lo que esa otra persona te dio o lo que logró por ti. No olvides ser amable.

Por norma general, en el momento en que alguien nos agradece algo, nos encontramos familiarizados a responder, sin pensarlo, “de nada”, al decir de nada, dejamos huír la energía divina y las bendiciones que transporta este ademán de agradecimiento hacia nosotros, nos encontramos cerrando la puerta a la energía de la gratitud.

La gratitud pertence a las energías mucho más capaces, siempre y en todo momento debemos agradecerlo todo, y recibir el agradecimiento que el resto nos den.

No es nada

Tenemos la posibilidad de usar este modo en el momento en que deseamos expresar que no ha supuesto bastante trabajo contribuir a nuestro interlocutor. Por poner un ejemplo:

  • ¡Gracias por haberme traído la chaqueta!
  • No es nada, supuse que era tuya.

Deja un comentario