¿Qué puedo hacer para sorprender a mi pareja?

Sorprende a tu pareja con algo, lo que sea. No tiene por qué ser algo grande. Sorpréndele con una nueva receta de comida o postre, envíale flores al trabajo, escríbele una nota en la bolsa del almuerzo diciéndole lo especial que es. La sorpresa puede ser muy variada y puede darse en cualquier lugar: en casa, en público o incluso mientras estáis de compras juntos. Lo importante es que salga del corazón y demuestre lo mucho que quieres a tu pareja, alegrándole el día (y haciéndole más feliz).

Estar ahí en un momento de necesidad

Si quieres sorprender a tu pareja, intenta estar presente cuando te necesiten. No dé por sentado que no necesitan ayuda y no tenga miedo de preguntar cómo puede ayudarles. No subestimes el poder de un abrazo o de unas palabras amables en el momento adecuado: ¡podrían salvarle el día!

Ofrecer un cumplido

  • Felicitar a tu pareja es una forma estupenda de demostrarle que te importa.
  • Ni siquiera es necesario esperar a las ocasiones especiales. Los pequeños detalles cuentan.
  • No tengas miedo de felicitar también a sus amigos o familiares.
  • ¿Y lo más importante? No hay formas incorrectas de felicitar a alguien, así que adelante y di todo lo que quieras.

Dar espacio a su pareja

  • Deja espacio a tu pareja.
  • No asfixies a tu pareja.
  • No seas pegajoso.
  • No seas dominante.
  • No seas un padre helicóptero, ni controles todos sus movimientos como tal.
  • Sé lo suficientemente seguro como para dejar que tomen sus propias decisiones y cometan sus propios errores, aunque eso signifique que no tomen las decisiones que a ti te gustaría que tomaran (especialmente cuando esas decisiones no te afectan a ti).

Hacer algo fuera de lo común

Sorpréndelos haciendo algo fuera de lo común. Es una buena forma de demostrarles que piensas en ellos y que esperas que lo pasen bien juntos.

  • Sé espontáneo. No tengas miedo de probar algo nuevo o de ir a lugares en los que no habéis estado antes. Lo mejor de las sorpresas es que siempre son inesperadas, así que ¿por qué no probar algo diferente?
  • Si crees que no tienes tiempo para nada grande, haz algo pequeño pero impactante. A veces basta con una cosa para hacer sonreír a tu pareja, ¡y a ti también!

Haz un regalo considerado

Además del regalo, no olvides la tarjeta. Es una forma fácil de decirle a tu pareja que has pensado en el regalo, y le hará sentirse muy especial.

Sin embargo, no descuides los detalles del envoltorio del regalo. Quieres que su reacción al abrirlo sea un emocionado «¡Dios mío!» en lugar de un decepcionado «¿Esto es lo que tengo?».

También es importante, no sólo por el esfuerzo que supone su elaboración, sino porque los regalos pueden decir cosas sobre una relación. Esto es especialmente cierto si se trata de compras caras o poco prácticas que probablemente no podrías permitirte sin pensarlo dos veces, como unos zapatos de diseño o un aparato nuevo y caro que ni siquiera funciona bien en la vida cotidiana (¡o ambas cosas!). Piensa bien si este tipo de regalos son apropiados para tu relación; si no lo son, ahórrate algo de dinero comprando algo más práctico en su lugar.

Ayudar en una tarea sin que te lo pidan

¿Quieres sorprender a tu pareja haciendo algo por ella? Muy bien. Aquí tienes algunas opciones:

  • Ofrécete a ayudarles con una tarea, pero no lo hagas todo por ellos.

Por ejemplo, si a tu pareja le cuesta hacer los deberes, ofrécete a ayudarle. Sin embargo, no hagas los deberes por él o se irritará y no querrá que le ayudes en el futuro. En lugar de limitarse a hacer los deberes por ellos (aunque sólo sea un problema), demuestre el esfuerzo y el tiempo que ha dedicado a ayudarles a resolver ese problema, de modo que la próxima vez, cuando se atasquen con otro problema, recuerden lo trabajador y atento que fue al ayudarles la última vez.

  • Haz un cumplido sobre un tema no relacionado, como la ropa o la apariencia, pero asegúrate de que sea genuino.

Los cumplidos siempre son halagadores, independientemente del tema al que se refieran (incluida la ropa o la apariencia), por lo que es una forma fácil de mostrar aprecio de forma sorpresiva. Sin embargo, si es posible, asegúrate de que estos cumplidos sean sinceros en lugar de superficiales, porque de lo contrario ambas partes acabarán sintiéndose incómodas en lugar de felices; sin embargo, esto no significa que todos los cumplidos deban ser sinceros al 100%, simplemente intenta no pasarte con los halagos como decir cosas como «hoy estás preciosa» todos los días sin falta aunque no haya ninguna razón real para tal exageración…

Hacerles el desayuno en la cama

  • Asegúrate de tener todos los ingredientes. Si no tienes huevos, leche, harina y azúcar, será un poco difícil hacer tortitas.
  • Asegúrate de tener una sartén antiadherente. No querrás que tu pareja coma tortitas quemadas cuando podrían estar perfectamente esponjosas y deliciosas.
  • Asegúrate de tener una espátula. Esto es esencial para que la tortita no se deshaga mientras se cocina y también para que no se pegue a la sartén una vez cocinada.
  • Asegúrate de tener un plato para servir la comida y unos tenedores o cucharas para comer.

Aprender algo nuevo juntos.

  • Aprender algo nuevo juntos.

Puede ser algo tan sencillo como aprender un nuevo idioma. Podéis ir juntos a una clase, o podéis aprender juntos en casa viendo un vídeo de YouTube y practicando las nuevas palabras y frases el uno con el otro. Aprender una habilidad juntos, como la cocina o la fotografía, es otra forma divertida de sorprender a tu pareja con el hecho de que te interesa hacer cosas con ella. Si tienes un interés por el deporte que tu pareja no comparte, ¿por qué no lo pruebas? Quizá le guste.

Las sorpresas no tienen que ser grandes y llamativas, pueden ser pequeñas cosas que hagan que tu pareja se sienta querida y apreciada

No importa la ocasión, puedes sorprender a tu pareja haciendo algo que le demuestre que le prestas atención y que le gusta. Una buena forma de hacerlo es prepararle el desayuno en la cama el día de su cumpleaños, o simplemente llevarle flores a casa sin ningún motivo. También puedes sorprenderle ayudándole en una tarea sin que te lo pida (como sacar la basura) o sorprendiéndole con una cita nocturna de vez en cuando. Las sorpresas no tienen por qué ser grandes y llamativas: pueden ser pequeñas cosas que hagan que tu pareja se sienta querida y apreciada.

Conclusion

La conclusión es que no es necesario gastar mucho dinero o tiempo en una sorpresa. Sólo tienes que asegurarte de que es algo que hará que tu pareja se sienta querida y apreciada. No te olvides de planificar con antelación, para tener tiempo suficiente de preparar la sorpresa perfecta.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario