que regalar si no sabes si es niño o niña

  • El Gender Reveal está de tendencia, es un semejante al Baby Shower
  • Si deseas llegar con un presente has de saber cuál es el mucho más conveniente
  • Piensa en la tranquilidad de la madre y en las pretensiones del bebé

¿Qué es un Gender Reveal?

Regalos unisex para bebés

Dile adiós a los regalos desanimados y luce con la singularidad de complementos que los futuros progenitores verdaderamente agradecerán, no solo por lindos sino más bien por funcionales. Checa estas opciones que acercamos el día de hoy para ti:

1. Pastel de pañales

– Globo con confeti

Compra globos de distintas colores para cada invitado en tu celebración de revelación del sexo de tu hijo. Antes de hincharlos, llenarlos con confeti de color rosa si es pequeña y de color azul si es niño.

Si no logras confeti de forma fácil, puedes obtener papel de los colores indicados y recortarlos tú misma. A lo largo de la celebración da a cada individuo un globo y una aguja a fin de que al tiempo reciban la novedad.

Ideas para descubrir el sexo del bebé de una manera original

Internet y Pinterest están llenos de ideas para elaborar una Gender Reveal Party vistosa y original. Tratándose de las fiestas para bebés, los elementos para asombrar y hacer una decoración bella son infinitos, pero hemos amado catalogar en el artículo las tres ideas que mucho más nos han dado gusto.

La primera oportunidad que hemos visto una Gender Reveal Party en España fue a través de Isabel, “Una Madre Molona”. En su caso, la ecógrafa no les descubrió el sexo del tercer bebé sino lo anotó en un papel y lo ingresó en un sobre cerrado. Isabel le entregó a su repostera de seguridad, que preparó un pastel que contenía una sorpresa dentro suyo: un puñado de caramelos de color rosa o azul caso de que fuera pequeña o niño respectivamente. Prepararon una celebración con sus familiares mucho más próximos y, en el momento de recortar el pastel… ¡lo descubrieron todos al unísono!

La personalidad se crea

Pero en el momento en que salgo de la tienda con mi obsequio esmeradamente irremisiblemente empacado en papel amarillo, el interrogante me prosigue deambulando y no puedo eludir meditar que esta oración no es gráfica sino más bien prescriptiva. Esto es, que en el momento en que el médico, el vendedor, la maestra, nuestros progenitores o quien sea afirma “es una pequeña”, no está describiendo nada, no llama una verdad visible, sino la está creando mucho más bien.

Al basarnos de forma exclusiva en la genitalidad de la gente y designar a alguien como “niño” o “pequeña”, sin estimar nos encontramos limitando el avance de su personalidad en tanto que desde antes que nazca nos encontramos diciendo -le qué cosas va a poder o no realizar con su cuerpo, de qué forma va a deber desplazarse a fin de que el resto no se burlen o lo rechacen. Le nos encontramos dando a comprender si valoramos mucho más su fachada y sensibilidad o su fuerza y también intelecto.

Deja un comentario